Corregir o persistir en el error

Corregir o persistir en el error

Se requiere realismo en la política frente a Venezuela.

13 de enero 2020 , 07:00 p.m.

Puede sonar impúdico y desagradable, contrario a los valores democráticos que, de difícil cosecha, hemos cultivado, pero la política hacia Venezuela exige un cambio y ser abordada con realismo. Seamos conscientes o no, el dilema que se nos plantea no es de poca monta. O corregimos, en virtud del fortalecimiento de Maduro, el debilitamiento del Grupo de Lima, la primacía del interés nacional y para recuperar en algo la iniciativa exterior, o persistimos en el error de la estrategia que llevó a la ruptura de la relación con el régimen venezolano. De esta última ya sabemos los altos costos en términos de inseguridad en la frontera, de desatención de nuestros presos y nacionales en el vecino país y el aplazamiento en la posibilidad de la recuperación de un mercado que alguna vez fue muy importante para Colombia.

La única ventaja de la completa alineación de Colombia con Trump parece ser que no moleste demasiado por el colosal problema de los cultivos ilícitos. Porque un cambio de la estrategia frente a Venezuela no significa un distanciamiento de Washington. Fue incluso la misma Casa Blanca la que el jueves pasado dejó descolocado al Gobierno colombiano con el cambio de postura hacia la negociación con el régimen de Maduro. Tampoco implica avalar las conductas tiránicas del régimen ni renunciar al pedido de elecciones presidenciales y de la Asamblea Nacional libres y con la participación de todos los candidatos.

Pero aun antes, en varios países se ha ido abriendo paso la idea de una posición más pragmática después de un año de apoyar a Guaidó, de exigir sanciones que no lograron el colapso del régimen chavista, pero que sí agravan la miseria de los venezolanos y garantiza más migración hacia el país. En Perú ya se comenzó a hablar de la necesidad de replantear dicha estrategia; el nuevo gobierno de Alberto Fernández en Argentina retiró las credenciales diplomáticas a la embajadora de Guaidó y, más allá de las declaraciones, a Josep Borrell, el nuevo alto representante de Política Exterior de la Unión Europea, le preocupa la creciente influencia de Rusia en Latinoamérica. Hasta la misma canciller, Claudia Blum, en la ‘secreta’ conversación con el embajador Francisco Santos, le entusiasmaba la idea de rebarajar el tema.

Ahora resulta más que conveniente corregir la estrategia frente a Venezuela y, de paso, frente a Cuba, así sea con un amigable y discreto componedor como República Dominicana

Persistir en la política ideologizada y la estrategia de ruptura no solo reduce el margen de acción de Colombia en la región, sino que lesiona nuestra tradición de política exterior. ¿Acaso, por ejemplo, no fue un daño al prestigio y la tradición de la Doctrina Estrada lo que dejó a México los enfrentamientos del gobierno del presidente Vicente Fox con Cuba, Argentina y Venezuela?, que por demás fueron más breves, menos trascendentes y sin compartir frontera terrestre.

En contrario, la postura de no intervención en asuntos internos de otros Estados de López Obrador, con apenas un año en el gobierno y sin una sola salida al exterior, está apuntalando el liderazgo de México en la región, más ahora como presidente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

En un contexto tan cambiante y desafiante, habría que preguntarse: ¿qué hará Colombia si el eje México y Argentina logra desplazar a Luis Almagro de la Secretaría General de la OEA en marzo próximo con las candidaturas de Ecuador o Perú? ¿Qué haremos si el liderazgo de Guaidó se diluye más y la oposición en Venezuela se despedaza aún más?

Aunque no lo reconozcan, por la vía de los hechos el gobierno del presidente Duque dio un timonazo en materia de paz. Ahora resulta más que conveniente corregir la estrategia frente a Venezuela y, de paso, frente a Cuba, así sea con un amigable y discreto componedor como República Dominicana. De lo contrario, pronto nos quedaremos sin iniciativa y la Canciller, sin mayor tarea que desarrollar.

Empodera tu conocimiento

Más de John Mario González

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.