Bogotá merece mejor suerte

Bogotá merece mejor suerte

La ciudad no puede encadenar el creciente pesimismo con la improvisación y demagogia de un alcalde.

08 de julio 2019 , 07:00 p.m.

El palo no está para cucharas. Una cosa era gobernar Bogotá en época de vacas gordas, cuando el Gobierno Nacional y la demanda agregada que producían los ingresos petroleros les hacían la tarea a populistas como Petro para que pudieran halar del impuesto predial y se dedicaran a la demagogia. Otra es la Bogotá de ahora. Una ciudad con un creciente desempleo, un sector de la construcción semiparalizado, pero que representa la cuarta parte de la economía nacional.

Bogotá no se puede dar el lujo de terminar por encadenar el ascendente pesimismo nacional con la improvisación y la chapucería de un mandatario o mandataria que manejará la bicoca de 90 billones de pesos en los próximos cuatro años. Pero me temo que los bogotanos no nos lo tomamos en serio, pues nos metieron los dedos en la boca con una consulta dizque anticorrupción, al estilo del ‘show’ mediático y las exageraciones de la Juana de Arco colombiana, Ingrid Betancur en los años 90, de quien hoy su clon es el más opcionado a la alcaldía de Bogotá.

¿Acaso a nadie le remuerde la conciencia que la señora Claudia López nos hubiera embaucado para tirar por la cañería 350.000 millones de pesos que costó el artificio de la consulta anticorrupción? Los mismos que sirvieron para tapar su pobre desempeño en el Congreso, donde se dedicó a gritar.

Me pregunto, ¿por qué la señora López abandona en la campaña en Bogotá su propuesta de la consulta para que los ciudadanos desglosen y prioricen en audiencias públicas los 17 billones de pesos del presupuesto de inversión de la ciudad? ¿Por qué solo habla del 5 por ciento que son los recursos de los Fondos de Desarrollo Local?

¿Acaso a nadie le remuerde la conciencia que la señora Claudia López nos hubiera embaucado para tirar por la cañería 350.000 millones de pesos que costó el artificio de la consulta anticorrupción?

Una candidata que, de ser elegida, tendría todo un récord mundial sin posesionarse. Y es que si la eligen para pensar o defender el metro hasta Suba y Engativá, como ha dicho, ya habría cumplido. Pero si la eligen para completar la primera línea, me temo que ya incumplió. No solo será un reto monumental construir el primer tramo, aunque lo adjudique Peñalosa, sino que, de nuevo, el palo no está para cucharas. ¿De dónde saldrán los recursos? Claro que su locuacidad, una vez más, le resulta muy útil. No pocos consultados en Suba y Engativá, en la encuesta interna contra Navarro, la prefirieron por su propuesta, aunque luego nadie les responda.

Hace no mucho tiempo llamó ignorante a un periodista porque al preguntarle si ella apoyaría a Maduro o a Juan Guaidó, el joven olvidó sus incriminaciones a Maduro. Entonces, de acuerdo con eso, debemos asumir que si es elegida, será parte de los exterminadores de comunidades campesinas y periféricas, como, de manera sinuosa, se refiere al gobierno en su libro ‘¡Adiós a las Farc!’, un texto lleno de errores e imprecisiones.

O que, como dijo el 11 de enero de 2018, no haría coalición con alguien como Petro, que a lo largo de su vida apoyó a Chávez y Maduro, o que la ha llamado ‘paraca’, loca y gritona. Pero, que recuerde, terminó apoyando a Petro en la segunda vuelta presidencial. Ojalá que ahora Claudia López, Hollman Morris y Petro no estén haciendo la mímica de la aparente discordia con fines simplemente electoreros para luego terminar abrazados.

Y ojalá me equivoque de principio a fin, pero no estamos hablando de fruslerías. Además, porque la mejor, la real y la única manera de luchar contra la corrupción y el clientelismo es doblando exportaciones, creando 500.000 empleos en Bogotá y bajando las tasas de desocupación al 6 por ciento. Mientras el desempleo siga por las nubes y no nos propongamos hacer algo de verdad por la ciudad, siempre preferiremos los cantos de sirena de los y las demagogas. Pero una cosa es el cotilleo político y otra que los elijan para improvisar, simplemente porque Bogotá merece mejor suerte.

Sal de la rutina

Más de John Mario González

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.