El derroche en los viajes de los servidores públicos

El derroche en los viajes de los servidores públicos

Este desperdicio de recursos también se da en los pasajes aéreos que se otorgan a los congresistas.

14 de diciembre 2018 , 07:24 p.m.

Por cada viaje de un día y una noche que tenía que realizar al interior de Colombia, una servidora pública recibía aproximadamente un millón cien mil pesos en viáticos. Con esos recursos tenía que cubrir su hospedaje y alimentación, pues los gastos de transporte (pasaje aéreo o terrestres) al lugar de la comisión se pagan por aparte. Me cuenta esa funcionaria que el hotel más caro que pagó en los múltiples viajes que realizó fue de 100.000 pesos, pues en los sitios a donde era comisionada no había hoteles más costosos. El resto de los viáticos le quedaban para alimentación. Por obvias razones, en ningún viaje se gastó ese excedente en comidas, por lo que le quedaba casi el 80 % de los viáticos para su bolsillo.

Otro funcionario público fue comisionado a Estados Unidos. Para ese viaje le pagaron por concepto de viáticos 585 dólares al día, es decir, aproximadamente un millón setecientos mil pesos. Como tenía un amigo a donde quedarse en el lugar al que viajó, no tuvo que pagar hospedaje, por lo que le quedaron los 585 dólares para alimentación. Al igual que en el caso anterior, no se gastó más de 100 dólares comiendo, por lo que el resto de esos recursos, aproximadamente un millón quinientos mil pesos, le quedaron para sus gastos personales. Esa suma, por cada día y noche de comisión.

Estos son solo algunos de los casos en donde el derroche de recursos públicos es evidente. Y ese despilfarro se da por la forma como está estructurado el pago de viáticos de los servidores públicos; en donde se autoriza una suma fija cuando la persona es comisionada, de acuerdo con una tabla establecida en el Decreto 333 de 2018, en lugar de compensar los gastos en los que incurre el funcionario contra factura y sin superar un tope establecido. Si esto fuera así, la persona solo sería compensada por los gastos en los que realmente incurrió, como debería ocurrir, y no por un monto total autorizado de manera previa.

Si el gobierno Duque busca austeridad en el gasto, la reforma del sistema de viáticos de los servidores públicos sería un paso fundamental para lograr un ahorro importante.

Este desperdicio de recursos no se da solo en los viáticos, sino también en los pasajes aéreos que se les otorgan a los congresistas y otros altos funcionarios del Estado. Los congresistas, por ejemplo, tienen derecho a un tiquete aéreo de ida y vuelta a la semana. Esto tiene sentido por la naturaleza de las funciones de los legisladores. Lo que sí es absurdo es que ese pasaje sea, en el caso del Senado –y hasta hace muy poco en la Cámara de Representantes–, en clase ejecutiva. No tiene presentación que tengamos más de 100 senadores viajando todas las semanas en clase ejecutiva. Más cuando se trata de viajes al interior del país, en donde la distancia de vuelo es de máximo una hora y media, y no hay mayor diferencia entre ambas clases. La única diferencia real está en el precio de los tiquetes, en donde la tarifa puede ser casi el triple en la clase ejecutiva que en la económica. En Colombia, uno de los países más desiguales del mundo y donde los recursos públicos son escasos, es inaceptable que el Estado autorice este tipo de lujos tan innecesarios.

Si el gobierno Duque busca austeridad en el gasto, la reforma del sistema de viáticos de los servidores públicos sería un paso fundamental para lograr un ahorro importante. Más aún cuando parte de su programa de gobierno se basa en la realización de los “talleres construyendo país”, en donde decenas de funcionarios tienen que movilizarse semanalmente a distintas zonas del país para la realización de los mismos.

En vez de seguir subiendo impuestos, que ya nos tienen ahogados a los colombianos, el Gobierno debería hacer más esfuerzos por disminuir este tipo de derroches, así como limitar lujos que no se puede dar un Estado como el colombiano.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.