Cuidado con los corazones en Instagram

Cuidado con los corazones en Instagram

Vale la pena preguntarse si en esta red social estamos marcando con un corazón lo que no debe ser.

05 de agosto 2020 , 09:25 p. m.

Tras una dura lucha murió hace poco la hija del golfista colombiano Camilo Villegas. El bebé tenía apenas 22 meses de nacido. Pocas noticias tan lamentables como el fallecimiento de quien no ha alcanzado a vivir. “Hay luto en el golf”, publicó EL TIEMPO en Instagram y el post alcanzó más de 20.000 ‘Me gusta’. Miles de personas habían tocado entonces dos veces la pantalla de su celular para activar el corazón tras conocer esta información.

Podrían encontrarse muchas razones para que una persona haga esto, mejor dicho, para que le dé un ‘Me gusta’ a una tragedia familiar de semejante envergadura. ¿Será que no somos capaces de huir de la acción facilista en redes sociales? ¿Por qué no podemos guardar silencio como respeto al luto ajeno tras leer una triste noticia? ¿Acaso todo debemos comentarlo?

Hay una salvedad en esta crítica, como para todo en la vida. Lo que para mí representa un corazón, para otra persona puede ser algo diferente. Un corazón es, desde luego que sí, un ‘Me gusta’, pero también podría verse como un símbolo de solidaridad (el significante es la forma material que toma un signo, la escritura de una palabra o una imagen, mientras el significado es el contenido mental que nosotros le damos a un signo lingüístico).

Tras la muerte de su hija, María Ochoa Mora, esposa de Camilo Villegas, también publicó un mensaje en Instagram: “Mi milagro fue tu vida y estar contigo desde el primer latido de tu corazón hasta el último. Estoy honrada y agradecida de que me hayas elegido para ser tu madre”. ¿Provoca marcar esto con un corazón? ¡Sin duda!

Un optimista podría decir que los 20.000 corazones a la muerte de un bebé no son incoherentes, sino el reflejo del más profeso apoyo que los colombianos damos ante una mala noticia. El espejo del amor, cariño, fraternidad que soñamos.

Aun así, en este consumo constante de información en el que vivimos vale la pena preguntarse si en el caso puntual de Instagram estamos marcando con un corazón lo que no debe ser o, al menos, lo que no representa nuestros sentimientos. Quizás a usted le ‘signifique’ un tema irrelevante, pero en mi opinión es aberrante que una desdicha sea marcada con miles de ‘Me gusta’. ¿Vamos a marcar con un corazón la noticia del millón de muertos por coronavirus? ¿Le damos ‘Me gusta’ al post que nos cuenta que se pierden dos o tres millones de empleos en Colombia? ¿En serio? El problema puede ser más de la red social que no permite muchos más símbolos de sentimientos o reacciones, seguro, pero uno no debería ayudar a dejar ese lastre digital.

Antes de hablar hay que pensar. Antes de hacer algo en la web ¡pensemos! No actuemos todos como máquinas al consumir contenidos, haciendo scrolls infinitos en páginas web y redes sociales mientras dejamos corazones o 'likes' en lo que vamos viendo sin comprender que le estamos diciendo al mundo que nos gusta algo que en realidad lamentamos.

P. D.: Cuando uno ve que la foto de un huevo de gallina ya casi alcanza los 50 millones de 'likes' en Instagram (en la cuenta world_record_egg) puede preguntarse si críticas como esta son una guerra perdida. Ojalá que no, porque como diría Napoleón: “Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”.

Javier Borda Díaz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.