Una justa movilización

Una justa movilización

Debemos apoyar el paro con firmeza, pero en orden, pues lo alientan nobles objetivos.

20 de noviembre 2019 , 07:00 p.m.

Se tejen mentiras y se acude a la manipulación de situaciones para generar temores desmedidos —mecanismo ya probado en jornadas electorales por parte de ciertas agrupaciones políticas— y satanizar y tratar de desprestigiar el paro nacional previsto para este 21 de noviembre. Pero su organización sigue imparable, no importa que la extrema derecha agote argumentos para desconocerle objetivos y gestione mecanismos para boicotearlo.

El presidente Iván Duque sale a los medios de información a negarle validez a la movilización, de espaldas al avance de la discusión con algunos empresarios de propuestas dirigidas a menguar los escasos derechos económicos y laborales de la mayoría de la población. Además, olvida que muchas de las propuestas agitadas durante su campaña electoral no se están cumpliendo; fue con base en mentiras y engaños como accedió a la Presidencia de la República, pero sus actuaciones van en contra de lo prometido.

Un caso concreto: no se utilizaría el fracking como técnica de extracción de combustibles, pero ahora se agotan esfuerzos para implementarlo. En su momento, el partido político que lo sostiene salió a marchar contra Juan Manuel Santos y a pedir su renuncia por la firma de los acuerdos de paz, aunque hoy catalogan de terroristas a quienes apoyamos el paro nacional.

Ante la comunidad internacional, Duque pregona las virtudes del proceso de negociación con las Farc, pero aquí ha frenado la implementación requerida y propicia su fracaso en todos los sentidos. Ya se contabilizan más de 160 desmovilizados asesinados, y no hay esfuerzos suficientes para detener este atroz baño de sangre, que enluta a esa comunidad desmovilizada y fiel a los acuerdos de paz.

A ello se suma la muy frecuente muerte de líderes sociales; ante el fenómeno solo atinan a repetir, con cada hecho, que están tomando medidas para que no se repita. Pero el Gobierno sabe que los responsables son los usurpadores de tierras, los enemigos de la paz y los estamentos interesados en reeditar la pesadilla de los ‘falsos positivos’, al igual que los que persiguen a los defensores del medioambiente para facilitar la destinación de tierras a las inversiones multinacionales.

Ya se contabilizan más de 160 desmovilizados asesinados, y no hay esfuerzos suficientes para detener este atroz baño de sangre, que enluta a esa comunidad desmovilizada y fiel a los acuerdos de paz

Su referente del mal y del caos es Venezuela, y aunque nadie duda del talante dictatorial de su gobierno, olvidan los graves atropellos contra el DIH y los DD. HH. que se producen en nuestro país.

De igual manera se ha disparado el reclutamiento forzado de niños en comparación con la situación que se registraba antes de la firma de los acuerdos de paz. La muerte en bombardeos de niños no tiene justificación, ni siquiera bajo la pretensión de bombardear para dar de baja a peligrosos delincuentes.

Es indudable que el modelo de desarrollo que se trata de imponer, como ha sucedido en países vecinos, desconoce derechos sociales adquiridos. El Gobierno recoge iniciativas que atentan contra el nivel de ingresos de las familias pobres, a las que les incrementa los impuestos que rebaja a las más poderosas dizque para incentivar la economía y menguar el desempleo. Pero este alcanza de nuevo los dos dígitos, y la informalidad se ha convertido en la principal fuente de ingresos popular. En cambio, las ganancias de las grandes empresas prosperan.

Ahora el Gobierno pregona insistente que no habrá tal reforma pensional, ni laboral, ni económica ni educativa. La clave está en que quienes pusieron en ese cargo a Duque así lo exigen, independiente de sus propios votantes. Este es un gobierno sin rumbo, sin estrategia definida, guiado y orientado por intereses particulares.

Por estas y otras muchas razones se debe apoyar decididamente el paro nacional que se está gestando, y que debe concretarse de manera pacífica, sin temor a represalias y sin dar importancia a videos elaborados por la misma ultraderecha que quiere desprestigiarlo. Nuestro llamado es a respaldar la movilización popular con firmeza, pero en orden, por la conquista de los nobles objetivos que la animan.

jaimefajardolandaeta@gmail.com

@JaimeFajardoLan

Empodera tu conocimiento

Más de Jaime A. Fajardo Landaeta

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.