Más perdidos que embolatados

Más perdidos que embolatados

Gremios, trabajadores y congresistas coinciden en un gran acuerdo nacional por la recuperación.

Por: J J Ocampo
15 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

Hablando claro con gremios, sindicatos y congresistas, y escuchando los múltiples anuncios que producen a diario voceros del Gobierno, la sensación que nos queda es que estamos más perdidos que embolatados frente a lo que hay que hacer para encontrar, en este caso, una salida viable, estratégica y efectiva a esta crisis.

Y no es porque no sepan qué hacer, no. Es porque cada sector tiene una visión parcial y bien distinta sobre lo que hay que hacer, y así, sin un panorama general y una ruta integral, será muy difícil lograr unos consensos mínimos sobre lo esencial.

Veamos. Para los representantes de los empresarios, la prioridad es recuperar el tejido empresarial y brindar el apoyo suficiente a pequeñas, medianas y grandes empresas, lo que permitirá la sólida y pronta recuperación de los empleos destruidos por la pandemia, fortaleciendo a la vez el consumo.

Con empresas fuertes, consideran que se necesitaría una flexibilización laboral que elimine restricciones a la contratación y así una consecuente mayor generación de empleo en la que se incluya el trabajo por horas. Destacan que en Estados Unidos el empleo crece gracias a las normas laborales favorables.

Por su parte, la prioridad de los gremios pasa por una reforma tributaria donde todos los colombianos paguen impuestos y existan estímulos para promover el desarrollo de la inversión en grandes proyectos. Coinciden en lo que propone Fenalco: un fondo para la reactivación que oriente de manera ordenada los recursos para la recuperación con base en un gran acuerdo nacional.

Otra cosa piensan las centrales obreras. Para los voceros sindicales en Colombia, la prioridad es no deteriorar el empleo y evitar el descenso de los indicadores de pobreza.

Para los sindicatos, unos hogares con buenos ingresos mueven el consumo y es esta la mejor vía para reactivar la economía. Con la recuperación del ingreso de los colombianos a través del salario, o de un ingreso mínimo que garantice el Gobierno, se puede pensar en una rápida recuperación.

Los sindicatos no están en el plan de aceptar una flexibilización laboral que pretenda, según ellos, pauperizar el trabajo. Consideran que el trabajo por horas menoscaba el salario y multiplica las horas laborales de un empleado, lo que favorece a los empleadores sin que ello implique mejorar el empleo.

Con la flexibilización laboral que proponen, un empleado que hoy trabaja 48 horas para un ingreso de salario mínimo tendría que laborar 70 horas o más para tener un ingreso similar, de acuerdo con sus análisis.

Sin embargo, coinciden con los gremios con un gran acuerdo nacional por la recuperación que incluya a los trabajadores.

Y hablando con los congresistas, la confusión es más grande. Muchos de ellos dicen que no apoyarán reformas laborales ni reformas tributarias, pero sí piden aumentar el gasto público, financiar grandes proyectos de obras de infraestructura, al mejor estilo del modelo keynesiano, lo que generaría empleo y desarrollo rápido y efectivo.

Lo malo de los planteamientos de los congresistas es que no es claro de dónde saldrán los recursos. Lo planteado por la gran mayoría es que esta financiación sea a través de deuda y de un crédito de emergencia del Banco de la República, pagadero a muy largo plazo, 30 años.

Y escuchando en las noticias al Gobierno la confusión es mayor, porque no es posible hablar con ellos, nunca están disponibles, salvo para las grandes cadenas de radio o televisión.

No se ve una articulación gubernamental en los planes de reactivación. No hay un programa aglutinante e integral de salvamento económico. Cada ministro lanza por su parte su estrategia y los empresarios muchas veces se encuentran confundidos.

Es necesaria una alianza que supere la polarización, que convoque a todos los estamentos representativos de la sociedad, que incluya a los gobiernos municipales, locales y nacional, que coordine propuestas y emprenda acciones consensuadas y, sobre todo, en la que se piense fundamentalmente como país, lejos de intereses particulares y mezquinos.

Por ahora, en lo que hay con consenso entre empresarios, trabajadores y congresistas es en construir un gran acuerdo nacional para salir entre todos de esta crisis. Solo al Gobierno no parece sonarle. ¡Ojalá alguien asuma el liderazgo!

#ConTodoRespeto: muy mal le queda al Gobierno dedicarse a quejarse sobre los responsables del vandalismo. Si los tiene identificados, actúe. Más acción y menos quejas.

J. J. Ocampo
Periodista especializado en economía.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.