Mujeres rurales del Caribe: el derecho a vivir dignamente

Mujeres rurales del Caribe: el derecho a vivir dignamente

Hoy cientos de mujeres rurales nos enfrentamos a una vulneración permanente de nuestros derechos.

02 de junio 2019 , 10:23 p.m.

Es un honor ceder este espacio a Inilida Ballestas Gamarra, una mujer líder que acompaña a las mujeres rurales de Montes de María y el Canal del Dique a exigir sus derechos. Yolanda Reyes

Me llamo Inilida Ballestas Gamarra, tengo 55 años y he dedicado 20 a la lucha por los derechos de las mujeres rurales. Soy de la región del Canal del Dique, tierra campesina y de pescadores y pescadoras. Soy parte del equipo de la Corporación Desarrollo Solidario, que desde hace más de 26 años trabaja en el Canal del Dique y Montes de María, en Bolívar y Sucre, defendiendo los derechos de las comunidades campesinas y étnicas, desde estrategias de desarrollo rural, y a partir de la participación activa de la niñez, la juventud y las mujeres de estos territorios. En zonas donde el conflicto armado hizo un enorme daño, pero donde su población ha resistido, sigue organizándose en proyectos colectivos y manteniendo vivas la esperanza y la lucha social.

Soy campesina y lideresa. Me reconozco como activista social que decidió transformar su vida y apoyar a otras mujeres rurales del Caribe. Acompaño la Red de Mujeres Rurales del Norte de Bolívar, reivindicando el importante rol que cumplimos las mujeres en la vida de los territorios; desde sus hogares, en los cultivos de sus parcelas, en la economía local, en las políticas públicas. Juntas defendemos los derechos de las mujeres, aprendiendo a caminar por nuestra salud sexual y reproductiva, a protegernos, desde la sororidad, de cualquier tipo de violencia y exigir que “ni una más”. Hemos trabajado para que nuestra autonomía económica sea reconocida y garantizada, así como el derecho a ser parte de las decisiones sobre nuestros territorios desde la formulación de agendas políticas.

En regiones como el Canal del Dique y los Montes de María existen cientos de mujeres rurales que nos enfrentamos a una vulneración permanente de nuestros derechos: muchas han sufrido la violencia sexual, y durante el conflicto armado fuimos desplazadas, amenazadas, asesinadas y vimos el horror de la guerra en los asesinatos de nuestros hijos, esposos y vecinos.

En cuanto a nuestros derechos económicos, el panorama no es alentador, pues la mujer rural campesina, afrodescendiente e indígena trabaja más de 8 horas diarias, sin ningún tipo de remuneración económica, y el acceso a créditos es limitado o nulo.

Nuestras comunidades rurales han sido abandonadas por el Estado, según lo expresaron nuestras mujeres durante los conversatorios sobre el derecho a la salud, en los que pudimos identificar la falta de centros de salud de calidad y de profesionales especializados en salud femenina. En estos territorios es común ver a las mujeres embarazadas o enfermas atravesando en moto o 'johnson' trochas y caminos, durante largas horas, para llegar a los cascos urbanos y tener la atención necesaria.

Habitamos una región en donde el patriarcado nos ha hecho mucho daño; cotidianamente lo vemos en los golpes y abusos de nuestros cuerpos y en la invisibilización de nuestras luchas. Por eso también formamos a los hombres de nuestros territorios; con ellos es la lucha, no contra ellos.

Seguimos construyendo proyectos colectivos para que más mujeres reconozcan, defiendan y logren garantías para ejercer sus derechos; seguimos insistiendo en hacer parir alimentos de la tierra, sembrando nuestros patios y parcelas; seguimos gestionando y protegiendo el agua para nuestros hogares y comunidades. Somos apicultoras, piscicultoras, artesanas, vendedoras informales, ‘mercaditeras’, madres, amantes y lideresas sociales. No dudamos un segundo en decir que defendemos nuestro derecho a vivir dignamente en nuestros territorios rurales.

INILIDA BALLESTAS GAMARRA

Sal de la rutina

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.