Metas bajas

Metas bajas

La directriz al Ejército sobre resultados evidencia cómo cada institución asume retos de seguridad.

26 de mayo 2019 , 01:00 a.m.

La polémica directriz de resultados operacionales expedida por el comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, que solo iba dirigida a esa institución militar y no a las demás fuerzas armadas, pone en evidencia la manera individual como cada institución de seguridad está asumiendo los retos que supone garantizar la seguridad de los ciudadanos y del territorio, dejando de lado el trabajo coordinado e integral que requiere la intervención de las regiones que hoy están siendo afectadas por las distintas organizaciones criminales.

Por otro lado, desconoce las características y el accionar de las organizaciones criminales activas, en especial del Eln, que en la mayoría de los casos no está concentrado en campamentos, rehúye la confrontación abierta con las Fuerzas Armadas, ha privilegiado el terrorismo, el ‘plan pistola’ y con los demás grupos criminales comparte o disputa las rentas del narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y otros negocios ilegales. Igual situación se da con las disidencias de las Farc y los otros grupos criminales.

También desconoce las diferencias territoriales de confrontación y alianzas de los distintos grupos. Por ejemplo, en el bajo Cauca, ‘los Caparrapos’, el Eln y las disidencias de las Farc se han aliado para combatir al ‘clan del Golfo’, controlar y repartirse los distintos negocios ilegales y los corredores estratégicos que permiten sacar drogas hacia los mercados internacionales a través de distintos puntos costeros de la región Atlántica e introducir contrabando, dinero y armas, mientras en otros territorios son distintas las disputas y alianzas, así como las características de la violencia y los enfrentamientos que la generan.

Frente a esta situación de criminalidad compleja, lo que se requiere es un mando civil fuerte, en cabeza del Presidente, que lidere y coordine con las Fuerzas Armadas (Fuerzas Militares y Policía Nacional), la Fiscalía, distintos ministerios, alcaldes y gobernadores un plan integral de seguridad, justicia y desarrollo local que tenga claro cuáles son los problemas que hay que enfrentar, los territorios en donde están concentrados esos problemas, las diferencias territoriales y las posibles soluciones.

Es en el marco de ese plan general y de los planes particulares para cada territorio y región que hay que definir unas metas generales y unas específicas para cada institución, las cuales deben estar orientadas a reducir los hechos de violencia y delincuencia, garantizar la seguridad de los ciudadanos en las áreas urbanas y rurales, lograr la inclusión social y el desarrollo de esos territorios y la presencia efectiva del Estado en estos.

En materia de seguridad, dadas las características y el accionar de los distintos grupos criminales que actúan en los distintos territorios, hay que fortalecer las labores de inteligencia e investigación criminal en un trabajo coordinado y permanente entre las FF. AA. y la Fiscalía y, desde luego, también hay que fortalecer la presencia y el control territorial.

Hay que anotar que los enfrentamientos de la Fuerza Pública con las organizaciones criminales, las deserciones, capturas y dados de baja en uso legítimo de la fuerza del Estado son solo mecanismos para desarticular las organizaciones criminales, reducir los hechos de violencia y delincuencia y, por tanto, mejorar la seguridad y la convivencia de los ciudadanos, que es la esencia de cualquier política de seguridad.

Finalmente, hay que reconocer que las Fuerzas Militares requieren de indicadores adecuados para evaluar y hacer seguimiento de su accionar en el marco del Estado de derecho, al igual que las demás instituciones que hagan parte del plan integral de seguridad, justicia y desarrollo local, y estos indicadores tienen que estar orientados a recuperar los territorios que hoy gobiernan los delincuentes y a garantizar la seguridad, el bienestar y el desarrollo de los ciudadanos y las comunidades.

HUGO ACERO VELÁSQUEZ

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.