Hay que proteger a los motociclistas

Hay que proteger a los motociclistas

Chalecos o chaquetas reflectivas con número de placa, mejoran la seguridad de los ciudadanos.

22 de febrero 2019 , 08:39 p.m.

El incremento desmesurado de motociclistas y parrilleros muertos en Colombia, que llega casi a 40.000 en los últimos 18 años, pone en evidencia el alto nivel de riesgo al que están expuestos los conductores y pasajeros de motos. Esta cantidad de muertes duplica la de las que produjo el conflicto armado en este mismo periodo, que no llegan a 15.000, es mayor que la de todos los homicidios cometidos en Bogotá y Medellín en el mismo lapso y supera el acumulado de los asesinatos que registró el país en los últimos tres años.

De 1.410 casos registrados en el 2000 se pasó a 3.365 en el 2017, es decir, un incremento del 139 %. Mientras en el año 2000 el 40 % de los muertos en accidentes de tránsito eran peatones y el 21,5 % motociclistas, en el 2017 la situación cambió radicalmente: el 53 % fueron motociclistas y solo 19 %, peatones. En lo que respecta a los lesionados, la cifra total de este periodo llega a 283.398, en su gran mayoría con lesiones graves y de difícil recuperación.

Hay que anotar que hasta ahora solo ha existido un periodo en el cual se redujeron los muertos y lesionados en este medio de transporte, y fue cuando se hicieron obligatorios el casco y el chaleco reflectivo y se realizaron operativos permanentes para hacer cumplir el uso de estos elementos; medidas que comenzaron en Bogotá y se extendieron a todo el país a finales de los 90, como lo reseña un estudio de Medicina Legal en la revista Forensis del 2000.

Por otro lado, algunas iniciativas no pensadas para reducir la siniestralidad en este medio de transporte, como la restricción del parrillero para enfrentar el mototaxismo y reducir los hurtos que se cometen utilizando motos, han contribuido a reducir el número de víctimas en los periodos en los cuales han sido aplicadas. Sin embargo, esta restricción termina perjudicando la movilidad de la gran mayoría de usuarios de las motos, que no son mototaxistas ni delincuentes.

Con el objetivo de reducir los muertos y lesionados y no ejecutar medidas que acaben perjudicando a todos los usuarios de las motos, sería importante que se regresara al chaleco o chaqueta con aditamentos reflectivos y el número de placa atrás y adelante; además, en el casco. Esto tendría varias ventajas.

La primera: mejoraría la seguridad de los motociclistas y parrilleros, en la medida en que serían más visibles para los demás usuarios de las vías, en especial en horas de la noche, lo cual reduciría la accidentalidad, como ya sucedió en Bogotá cuando se aplicó esta medida.

La segunda: facilita a las autoridades de tránsito el control. Hace unos días se propuso, para identificar las motos en movimiento, poner placa en la parte delantera de las motos, pero se desechó esa idea porque podía provocar lesiones a los conductores y parrilleros, situación que se solucionaría con el número de la placa en el chaleco o la chaqueta del conductor y del parrillero.

La tercera: le permite a la policía controlar y detectar a quienes utilizan la moto para cometer ilícitos, en razón de que en las grabaciones que hacen las cámaras de seguridad se podría ver más fácilmente el número de la placa. En este caso es posible que los delincuentes utilicen otro número en sus chalecos o chaquetas, pero con controles y retenes, la policía puede detectarlos, sancionarlos económicamente, verificar los antecedentes y reseñar a quienes incurran en esta conducta sospechosa.

La cuarta ventaja tiene que ver con la disminución del hurto de motos, en especial en la modalidad de jalado, en la medida en que los delincuentes tendrían que robar la moto, la chaqueta y el casco, de lo contrario pueden ser detectados más fácilmente por la policía en retenes y controles.

Chalecos o chaquetas reflectivas con número de placa que salvan vidas, reducen el hurto de motos, mejoran la seguridad de los ciudadanos, y las autoridades pueden ejercer un mejor control; una iniciativa probada y efectiva que el Congreso acabó hace unos años, sin ningún argumento serio.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.