Secciones
Síguenos en:
La seguridad en medio de la pandemia

La seguridad en medio de la pandemia

Esta crisis ha sido una oportunidad para sacar adelante los proyectos y alcanzar logros importantes.

Con la pandemia de covid los retos en seguridad se multiplicaron; además de garantizar la seguridad y la convivencia de los ciudadanos y de hacer cumplir las distintas medidas de cuarentena y de los aislamientos sectorizados, tocó atender otros riesgos como asonadas, saqueos, garantizar la seguridad externa de las cárceles, posibles agresiones al personal médico por el miedo al contagio, violencia en los hogares y en los barrios y levantamiento de cadáveres para evitar la exposición en vías públicas de fallecidos por covid, como sucedió en Guayaquil, Nueva York y otras ciudades.

Desde los primeros días de la pandemia, la Secretaría de Seguridad convocó a expertos internos y externos, mesas de trabajo, jornadas con las diferentes autoridades y Fuerza Pública, lo que permitió crear escenarios posibles en materia de orden público, convivencia y justicia con el fin de anticiparse y evitar hechos de violencia y delitos contra el patrimonio.

Desde el mismo 18 de marzo de 2020 a la fecha ha venido operando, las 24 horas del día, los siete días a la semana, el Puesto Unificado de Mando (PM) en el Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4), con la participación de las instituciones de seguridad (Policía, Ejército), movilidad (Secretaría de Movilidad y TransMilenio), socorro y emergencias (Salud, Idiger, Bomberos), Migración Colombia y los organismos de control (Personería y Procuraduría), instituciones con las cuales se hace seguimiento y apoyo a las distintas acciones de vigilancia, control y atención humanitaria.

Quizá una de las situaciones
más curiosas de todo el panorama planteado sea que hasta ahora no se ha dimensionado lo que se hizo, lo que no ocurrió, lo que se contuvo, las vidas que se salvaron.

Con 20 % menos de policías (3.400), cada catorce días, durante seis meses, para evitar que la mayoría de los policías terminaran con covid, la ciudad asumió los retos de seguridad y de atención de los riesgos que generó la pandemia. Adicionalmente a las acciones ejecutadas en el marco del Plan de Seguridad y Convivencia de la ciudad, se diseñaron y pusieron en práctica distintos planes de seguridad, algunos de los cuales hasta el día de hoy se siguen ejecutando. Planes especiales para el personal médico, el sistema de transporte público, la población migrante, garantizar el abastecimiento de alimentos a las centrales de abastos y a los ciudadanos en general, el polígono del centro de Bogotá, los entornos de las cárceles, el levantamiento de cadáveres.

Un panorama complejo que, desde el mes de marzo del año pasado, demandó trabajo las 24 horas del día de la Policía, la XIII Brigada, la Fiscalía y de distintas instituciones distritales y nacionales bajo el liderazgo de la alcaldesa. Se pasó de consejos distritales de seguridad mensuales a semanales y a reportes diarios sobre la situación de la ciudad.

La pandemia no solo ha sido un gran problema, también ha sido una oportunidad para sacar adelante los proyectos y tener logros importantes. Además de los logros que en materia de seguridad se obtuvieron durante el año 2020, hay que resaltar el fortalecimiento de la línea 123, que pasó del 38 % de las llamadas no contestadas al 9 %; se pasó de 30 segundos en promedio para contestar las llamadas a 2,4 segundos, y en el C4, de 5.324 cámaras que se tenían en 2019, hoy la ciudad ya cuenta 6.338 durante el 2020, más de mil cámaras incorporadas a bajo costo de los sectores privado, residencial y estatal. Se construyeron 520 nuevos cupos para la privación de la libertad y se ahorraron más de 42.000 millones de pesos. Se aumentaron los gestores de convivencia de 150 a más de 300, y con su trabajo se atendieron muchos de los problemas de convivencia, entre otros logros.

Quizá una de las situaciones más curiosas de todo el panorama planteado sea que hasta ahora no se ha dimensionado lo que se hizo, lo que no ocurrió, lo que se contuvo, lo que se evitó, las vidas que se salvaron, las lesiones que se mediaron para que no escalaran a muertes, o los tempranos golpes a las estructuras delincuenciales organizadas, que se dieron a la par de su cambio en forma de ataque para que no se salieran de control.

Hugo Acero Velásquez
 Secretario de Seguridad de Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.