A falta de policías, bueno el capital social

A falta de policías, bueno el capital social

Varios problemas impedirán atender la solicitud de aumentar el número de policías en los municipios.

21 de abril 2019 , 01:38 a.m.

Ante los problemas de inseguridad, la mayoría de alcaldes, gobernadores y ciudadanos en general están demandando del Gobierno que se aumenten los policías en sus municipios. Sin embargo, esto no va a ser posible si se tienen en cuenta los problemas económicos por los que atraviesa la nación, la disminución del número de policías por la salida de un buen número de ellos que se están pensionando, y porque no se puede repetir la historia de sacar policías a la carrera con unos pocos meses de formación para satisfacer las demandas, ligereza que desmejoró la calidad del servicio policial.

Frente a esta situación, hay que pensar en otras alternativas como el fortalecimiento técnico, humano y profesional del servicio de policía, la redistribución equitativa de policías de acuerdo con la población y las problemáticas de las ciudades, la coordinación de las instituciones de seguridad, justicia y desarrollo social para intervenir los sitios en donde se concentran los problemas de violencia y delincuencia, la racionalización del personal administrativo de la Policía para que algunos vuelvan a las labores de seguridad, revisar el tema de no aptos e incrementar y fortalecer la participación de las ciudadanos y las comunidades.

En lo que tiene que ver con la participación de los ciudadanos y comunidades, cabe preguntarse si es solo responsabilidad de la Policía y de los organismos de justicia resolver los problemas de inseguridad o si también los ciudadanos, las comunidades organizadas y el sector privado tienen que realizar acciones para aportar en la solución de estos.

En el primer interrogante se puede contestar que estos problemas no son solo responsabilidad de la policía y la justicia; los ciudadanos, las comunidades organizadas y el sector privado tienen un importante papel que jugar. En el segundo caso, solo con la intervención coordinada de las instituciones del Estado y de las organizaciones de la sociedad civil es posible obtener resultados importantes y duraderos. Actuar en conjunto y de manera integral mejora las condiciones de convivencia y seguridad ciudadana.

Hay que anotar que la desorganización comunitaria favorece la acción de los delincuentes, en la medida en que imponen sus condiciones sobre comunidades y ciudadanos desorganizados, sin que existan cuestionamientos sobre lo que hacen, solo obediencia basada en el terror. No es solo desconfianza en las autoridades lo que produce mayor inseguridad, sino también la desorganización y el anonimato social. Esto es lo que está sucediendo en la mayoría de ciudades, territorios y regiones en Colombia, donde la violencia se ha incrementado o persiste desde hace un buen tiempo.

De acuerdo con lo anterior, es pertinente y oportuno crear, fortalecer y multiplicar el capital social para mejorar la convivencia y seguridad de los ciudadanos. Una sociedad que tiene altos niveles de capital social, en amplias redes organizacionales, es una sociedad menos susceptible a sufrir hechos de violencia y delincuencia, en la medida en que resuelve estos problemas, cuando se presentan, actuando colectivamente y en coordinación con las autoridades.

Hallazgos recientes sobre el desarrollo económico de las sociedades más prósperas, en las cuales la violencia no se acerca ni a la magnitud ni a la naturaleza de la que existe en los países latinoamericanos, muestran que ese desarrollo está directamente referido al capital social existente.

Ante esta evidencia, resulta pertinente llamar la atención del Gobierno, la Policía y los alcaldes y gobernadores para que, de manera conjunta y coordinada, creen y fortalezcan organizaciones comunitarias que contribuyan no solo a mejorar la convivencia y la seguridad ciudadana, sino otras áreas del desarrollo social y que realicen veeduría permanente sobre las acciones y manejo de los recursos por los funcionarios del Estado para evitar hechos de corrupción e ineficiencia.

HUGO ACERO VELÁSQUEZ

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.