Ya veremos

Ya veremos

Las redes nos llenaron de ojos. Ahora lo vemos todo, pero no sabemos si es tanto lo que debamos ver.

23 de junio 2019 , 10:34 p.m.

Nunca habíamos podido ver tantas cosas. En la niñez veíamos lo que nos rodeaba en el barrio, lo que nos mostraba la televisión y lo que entendíamos de los periódicos o las revistas que hojeábamos en la farmacia. Y algo de cine y Betamax, marca que era sinónimo de películas en casa. Veíamos a través de los ojos de nuestros padres. En medios, los noticieros eran fuente de las imágenes más crudas, por lo general relacionadas con tragedias naturales o acciones de la guerrilla y el narcotráfico.

En los setenta, Colcafé puso de moda una frase en su campaña estrella: ‘Una imagen vale más que mil palabras’. Los avisos mostraban un frasco del producto, destacando la etiqueta con la palabra ‘instantáneo’, y a su lado, el café humeante. Toda la vida habíamos visto pocillos de tinto, pero la imagen sin greca era muy diciente. ¡A los colombianos nos sorprendía el café!

Antes de la taza instantánea, así como años después de que nos la sirviera la imagen de la campaña publicitaria, asesinaban policías en Colombia. Los asesinaba la guerrilla (y lo sigue haciendo), al identificarlos como un estorbo para su actividad en las regiones, y los asesinaba la mafia organizada (y lo sigue haciendo), como parte de su lucha para mantener a flote millonarios negocios.

Cuando no existían internet ni su posibilidad inmediata de revolvernos las entrañas, la muerte de los policías se había convertido en paisaje. En 2000, unas imágenes nos volvieron a conectar con la realidad. Las cámaras captaron el momento en que Mauricio Andrés Soto, joven patrullero que atendía disturbios en la Universidad Nacional de Bogotá, recibía el fatal impacto de una papa bomba en la cabeza. El país volvía a entristecerse con la muerte de un policía. Y lo hacía porque la había visto.

Antes, poco nos conmovía porque no veíamos mucho. Hoy, poco nos conmueve, pero por la razón contraria: vemos a diario en internet demasiadas fotos y videos; procesamos mucha información visual. Su evidente crudeza enfrenta a los que apoyan estas publicaciones, como una manera de no ocultar lo que está sucediendo, y quienes piden discreción por respeto a las víctimas. De ambos grupos hacen parte minorías con evidente sesgo político.

Ya veremos si algún día salimos del marasmo. ¿Veremos?

Aunque algunas de estas muestras visuales podemos evitarlas, sucede que casi obligadamente las vemos cuando revisamos las cuentas de quienes seguimos o se comunican con nosotros. El video más duro de los últimos días muestra a uno de los hijitos de María del Pilar Hurtado, desesperado, gritando junto al cuerpo de su madre, asesinada en una calle de Tierralta, Córdoba.

¿Subir o no subir el video a redes? ¿Editarlo o no? ¿Ver o no ver? ¿Compartirlo o no con otras personas? De todo se cocinó en ese enloquecido caldero de ideas y pasiones que es internet, pero reproduciré aquí las palabras del tuitero @NelsonSierra74: “Nunca me había sentido tan impotente... querer abrazar fuertemente a alguien y no poder”. Sierra preguntaba por qué nadie había abrazado al niño, si el que grabó lo hizo por mero morbo y si es que cada día estamos peor. No tengo respuestas para él. Ya veremos si algún día salimos del marasmo. ¿Veremos?

* * * *

Grima. Lamentable que pasen de agache esfuerzos notables como los de Gonzalo Córdoba desde la presidencia de Caracol Televisión, para impulsar proyectos únicos. El más reciente, el documental ‘El sendero de la anaconda’, de Alessandro Angulo, asombroso viaje a ese Amazonas que nos es tan ajeno siendo nuestro. Vienen además una serie sobre Bolívar y la película inspirada en ‘El olvido que seremos’, de Héctor Abad, dirigida por Fernando Trueba. Por fortuna (e invirtiendo una fortuna), Caracol Televisión marca su propio rumbo, en estos años en que la regla es hacer mucho haciendo nada.

GUSTAVO GÓMEZ CÓRDOBA

Empodera tu conocimiento

Más de Gustavo Gómez Córdoba

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.