¿Su presidente o subpresidente?

¿Su presidente o subpresidente?

Un país en paz genera calidad de vida y progresa. Quien sea su timonel, así lo debe entender.

11 de agosto 2019 , 11:56 p.m.

Una letra, solo una letra, tiene el tamaño del Chiribiquete en cuanto a marcar la diferencia de dos conceptos: una cosa es ser “su presidente” y otra, terminar catalogado de subpresidente. Algo va de la representación de la Nación, que ostenta quien ocupe la Presidencia de la República, a que, gracias a una letra, esa dignidad se desvanezca. La más reciente referencia nos llegó vía BBC.

El calificativo no lo hace la BBC, como sostienen algunos despistados que confundirían el servicio radial británico con la Bogotá Beer Company. En reciente nota, la BBC solo comenta que algunos columnistas llaman así al Presidente, después de haber hecho eco de la sugerencia de Álvaro Uribe de cuestionar la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz. Y, más que el episodio concreto, a la cruz que Duque arrastra por la vida: ser el elegido de Uribe y, supuestamente, hacer todo lo que el expresidente le dice. Tal vez más mito que realidad, pero cuando una quimera mete sus tres cabezas en las de la gente, no es fácil sacarlas.

El mote es lo de menos. Mario Muñoz, cantante del grupo Doctor Krápula, prefiere que se refieran a él como el subcantante. Mario se hace llamar así porque considera que el cantante no es él, sino el público. Hay cierto tufillo republicano en la explicación, porque los presidentes también son lo que son en representación del público, vale decir, el pueblo.

Más allá de la filiación política, el Presidente es un líder que nos conduce en medio de las tormentas a puerto seguro, y de allí que haya resultado un desastre el concepto de “año de aprendizaje” que saltó de la portada de la revista ‘Semana’ a la lengua de muchos funcionarios ávidos de escudo frente a las críticas.

El poder es ese afrodisíaco implacable que termina consumiendo al excitado ejecutante

Nos hemos pasado una semana debatiendo sobre el tamaño de los logros, diminutos o no, de Iván Duque en su primer año. Timonel para algunos, grumete para otros, Duque no escapa a las leyes de la naturaleza: el pasado no existe; tampoco el futuro. Es su presente el que lo definirá más tarde como un buen o mal presidente, que son las dos grandes clasificaciones que admite el puesto más ambicionado del país (a pesar de que solo produce sinsabores). El poder es ese afrodisíaco implacable que termina consumiendo al excitado ejecutante.

Si el Presidente quiere avanzar hacia ese futuro, tiene muchos retos, pero puede comenzar por uno sencillo y agradable: leer. Leerse un interesante capicúa: 121 páginas del informe ‘¿En qué va el acuerdo de paz a un año del gobierno Duque?’, producto del trabajo de congresistas de oposición e independientes. El informe presenta datos concretos:

El 57 por ciento de las normas vitales para la implementación del acuerdo de paz están pendientes de trámite en el Congreso. El proyecto de presupuesto 2020 reduce los recursos de entidades vitales como la Agencia Nacional de Tierras (19 por ciento), la Agencia para el Desarrollo Rural (13 por ciento), la Agencia de Renovación Territorial (10 por ciento) y la Agencia para la Reincorporación (7 por ciento). El 83 por ciento de los excombatientes reincorporados siguen sin hacer parte de proyecto productivo alguno. No hay decisión oficial sobre la continuidad de la verificación internacional. Con el “ritmo al que vamos, nos tomaría más de 62 años culminar el proceso de reparación”.

Si realmente representa a millones de personas, Iván Duque debería tener muy presente una vieja enseñanza de Schopenhauer: “Leer es equivalente a pensar con la cabeza de otra persona en lugar de con la propia”. Pensemos juntos.

* * * *

Grima. Pasas un 4 × 4 sobre un ser humano y te dejan libre en un 2 × 3.

GUSTAVO GÓMEZ CÓRDOBA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.