Sainete

Sainete

Colombia: un país que existe solo por escrito. Y donde la tinta suele ser sangre.

13 de octubre 2019 , 10:46 p.m.

Colombia es de papel y solo funcionan las cosas en el mundo de la tinta. Escenificar los libretos de esta patria engañosa es una empresa en la que hemos fracasado. Aquí, tres capítulos de este sainete nacional para reír y llorar:

Oasis pensional. Palabras que podrían entenderse, en un país civilizado, como metáfora de ese estadio glorioso en el que los ciudadanos, tras una vida de trabajo y confianza en el Estado, logran ir a casa con una pensión que les permite vivir dignamente. No, en Colombia oasis pensional quiere decir espejismo: cada vez que usted se acerca a la jubilación, el Gobierno y los legisladores van corriendo la edad para que la inmensa mayoría de los colombianos no llegue.

En cualquiera de los dos regímenes la meta es lejana y quien la corona suele recibir miserias. La llamada bomba pensional no es nada diferente a que unos pocos cotizan, y les revienta en la cara lo poco que valen para un aparato estatal que solo sabe cobrar y dejarse robar (ni hablemos del nuevo salario ínfimo). Murió el estado de bienestar. Nos queda solo el de malestar.

Majestad de la justicia. El senador Uribe se presenta ante la Corte Suprema de Justicia rodeado del clamor de que se haga justicia. La justicia que se reclama es una cuestión exótica: medio país cree que justicia es su crucifixión y el otro medio, que no le toquen un pelo. Unos y otros, pensando en sus intereses y poco en la equidad, sugieren que los magistrados no pueden dejarse tentar por manifestaciones, ruegos populares y campañas de redes. Pero lo cierto es que abundan estos episodios en uno y otro bando. Porque eso es lo que pareciera haber frente al caso de Uribe: bandos.

Los magistrados y jueces no están blindados a la crítica, pero manifestarse porque hagan su tarea es patético. Vamos camino de que alguien proteste frente al hospital donde los médicos atienden a un político que aborrece. Somos el país embudo: si la Corte decide según mí sentir, se hizo justicia; si, en cambio, se pronuncia en contra de lo que espero, es una Corte de manzanillos.

Hay una soga colgando en la Corte y, sea cual fuere la decisión final sobre Uribe, con ella ahorcarán a los magistrados. En una republiqueta que nunca ha sabido lo que es la justicia, solo nos queda la fórmula del Viejo Oeste: colgar a la gente.

Murió el Estado de bienestar. Nos queda solo el de malestar

Pagar para saber. En el mundo todo vale. Y vale todo para acallar a quienes dicen la verdad. Las redes hicieron dos cosas con los medios de comunicación: develaron sus pronunciados defectos y, acto seguido, procedieron a sobredimensionarlos, porque internet y su profusión de opiniones tiene más de furioso megáfono (monjeril) que de lupa.

Las redes han debido ser herramienta para limar las imperfecciones del periodismo, pero terminaron convertidas en paredón de fusilamiento. Al mejor estilo de “el que la hace la paga”, ahora medios y periodistas han terminado metidos en la misma bolsa: los buenos con los malos, los ponderados con los sensacionalistas, los independientes con los arrodillados, los transparentes con los torvos.

Y, hablando de pagar, acostumbrémonos a hacerlo por la información valiosa (por eso se llama así: porque vale para tomar decisiones). Pagar para tener mejores medios es pagar por tener un mejor país.

* * * *

Grima. Dice Daniel Coronell que recuerda a Javier Darío Restrepo más como un eficiente reportero que como un sabio y sosegado maestro. Válido. El periodismo es un oficio y, por tanto, se aprende por una combinación de práctica y sana imitación de quienes lo ejercen con altura. Restrepo fue excelente reportero, y eso no es otra cosa que la búsqueda de la verdad; fue un maravilloso todo en uno.

GUSTAVO GÓMEZ CÓRDOBA

Empodera tu conocimiento

Más de Gustavo Gómez Córdoba

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.