Muertos del hambre

Muertos del hambre

Quienes creen tener derecho a las gabelas del poder no las están disfrutando.

07 de julio 2019 , 11:27 p.m.

Hora de almuerzo. Los comensales comparten una mesa de centro en donde está vacía la silla del periodista Carlos Cortés. Obvio, él no llegaría nunca a ocuparla: es una mesa de Centro Democrático. Tienen apetito. De haberse citado un puñado de horas antes, habrían probado la mermelada del ‘brunch’, ese matrimonio entre el desayuno y el almuerzo que nació de la costumbre de la servidumbre británica de dejarles a sus patrones bandejas preparadas para poder tomarse el domingo.

Ordenan algunas entradas para compartir. Compartir parecería no ser una actividad especialmente atractiva para ellos, pero “distribuir algo en partes” es materia que dominan con precisión quirúrgica. La repartición llega precisamente como tema de conversación, pues varios de los convocados concuerdan en que el Presidente parece ignorar ciertas dinámicas elementales de la repartija pública.

Al Presidente lo eligen para servir a la gente. Pero hay gente que cree ser más gente que otra. Así lo ha entendido uno de los pocos ministros que sintonizan con la mesa, quien resuelve los problemas de las comunidades con lógica vulcana: hay gente buena y gente mala; si los líderes sociales en las regiones no quieren morir, basta con que se mantengan a prudente distancia de la gente mala. Y listo.

Aunque en los restaurantes de alto nivel no operan las reglas diseñadas para regir la vida (y la muerte) de la Colombia que no es Bogotá, aquí, como en Puerto Carreño, se lava la ropa en casa, o por lo menos se sabe cómo lavan la ropa en Casa de Nariño. “Apenas usted entra”, dice uno de los del ala más moderada, “ella le sale al paso, siempre con el mismo cuento: por favor, no le hablen al Presidente de puestos”. “A la publicidad hemos debido dedicarnos”, comenta otro con ironía, “porque esa sí es una actividad rentable, en la que por estos días fluyen los recursos a dedo”.

El que los miembros del partido de gobierno no puedan hablar de puestos con un presidente que, según ellos, les debe el puesto sí que los mortifica. Es señal inequívoca de que las letras de ‘La retirada’, el célebre bolero ranchero de José Alfredo Jiménez, describen no solo las relaciones entre expresidentes, sino entre el Presidente y su colectividad: “La distancia entre los dos es cada día más grande, de tu amor y de mi amor no está quedando nada”.

Al presidente lo eligen para servir a la gente. Pero hay gente que cree ser más gente que otra

Les preocupa la desconexión, aunque reconocen que su líder conversa telefónicamente con el Presidente. “El problema”, sostiene alguien, “es que charlan, pero el Presidente escucha juicioso y después hace todo lo contrario de lo que le aconsejaron”. Una lejana cercanía. Las distancias, como en la geometría del espacio-tiempo, son relativas.

Sirven los platillos de las togas y las indagatorias. Uno de los más fogosos, joven con enorme experiencia en columnas y programas de opinión, plantea que a los magistrados hay que declararles una guerra sin cuartel. Leal oyente de espacios radiales en los que a una hora determinada se dice la verdad, está convencido de que con los miembros de las cortes no debe haber contemplación alguna. Un veterano de muchas guerras le habla desde el escenario de la experiencia: “¡Cómo se ve que nunca has sido judicializado!”.

Más quejas, más reparos, más inconformidades. Llega el postre. Es el único momento dulce del encuentro. Y, si las cosas siguen como van, de los próximos tres años.

* * * *

Grima. Mientras el Gobierno le siga aplicando la operación tortuga a la paz, los desmovilizados continuarán alejándose a velocidad de liebres.

GUSTAVO GÓMEZ CÓRDOBA

Empodera tu conocimiento

Más de Gustavo Gómez Córdoba

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.