Furilibertarios

Furilibertarios

La defensa del derecho a la libre personalidad parece solo ser válida para ciertas personalidades.

09 de junio 2019 , 10:45 p.m.

Considerables sectores de la sociedad, algunos de ellos vinculados al ejercicio político, han encontrado desafortunada la decisión de la Corte Constitucional de permitir el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas en el espacio público. Dijo la Corte que existe la posibilidad de que la autoridad intervenga y sancione, si es que ese consumo genera afectaciones a la tranquilidad, los bienes ajenos o el patrimonio público. Tómese una cerveza usted en el parque o la acera de la casa, pero si la ingesta deriva en una riña, la policía le aplicará las normas pertinentes.

No valieron tal tipo de explicaciones, pues la sola determinación de los magistrados generó malestares que se concretan, por lo pronto, en marchas de reclamo. Desde otras esquinas de la opinión, se pidió, a través de las redes sociales, que hubiese expresiones multitudinarias para poner en tela de juicio estas marchas y a sus promotores. Las más sonoras, a través de ‘hashtags’, esa popular manera de indexar ideas que en realidad encierra un contrasentido: permite opinar, pero en modalidad de ordenado rebaño. El ‘hashtag’ que encendió la mecha fue #UribeRespeteElEstadoDeDerecho, que parecería inscrito en la sensatez.

Error. El respeto al Estado de derecho no puede traducirse en aceptar a pie juntillas las actuaciones de sus cuerpos o la normatividad que de ellos emane. El principio fundamental del Estado de derecho es que nadie está exento del cumplimiento de la ley, de acuerdo, pero se la puede considerar inadecuada. Obedecer la ley no implica que haya que privarse de controvertirla.

Si se trata de ponerles nombre a las cosas, como invita a hacerlo el numeral de redes, el asunto puede enunciarse así: mientras Álvaro Uribe y sus seguidores acaten la decisión de la Corte, bien pueden salir cuantas veces quieran a manifestarse en contra de los alcances del fallo. La democracia consiste en que los derechos sean de todos. O vamos a terminar creyendo que solo pueden marchar Fecode, los militares el 20 de julio y Solidaridad por Colombia.

El fundamentalismo también germina en los predios de los librepensadores

Los uribistas y sus críticos hacen lo mismo, ejercer el derecho a la libre expresión. Es una interesante ironía que, en medio de nuestra aterradora y cotidiana polarización, los admiradores de las tesis uribistas y quienes las rechazan abiertamente estén sintonizados en algo: la facultad de objetar, que los ha separado durante meses.

Y si se considera que la protesta uribista busca debilitar a las cortes con intereses de nicho, también es válido. Los prejuicios, por mortificantes que resulten, no son más que cartas en la baraja de las libertades. Y los ejercen todos: quienes aborrecen a Álvaro Uribe (por pensar que los padres de familia genuinamente en desacuerdo con la Corte deben ser uribistas) y quienes experimentan insatisfacción con la Corte (por creer que los defensores del libre ejercicio de la personalidad son viciosos).

El fundamentalismo también germina en los predios de los librepensadores. La virulencia en el lenguaje de muchos defensores del aborto, los matrimonios y la adopción LGBTI, los derechos de las minorías o el consumo de sustancias en espacios públicos pareciera mandar la señal de que les es muy difícil aceptar a quien no comulgue con sus ideas.

Desde sus propias cavernas, los gerentes del monopolio de la mente abierta señalan con el dedo a las cavernas del establecimiento y nos invitan a pensar que, por justos que se muestren, siguen obedeciendo la más tenebrosa de las leyes: la del embudo.

* * * *

Grima. Inexplicablemente no funcionan las comisiones en un país donde la gente se mueve y es efectiva si le dan comisiones.

GUSTAVO GÓMEZ CÓRDOBA

Empodera tu conocimiento

Más de Gustavo Gómez Córdoba

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.