Aroma de colonia

Aroma de colonia

La revolución bolivariana ha servido para regresar a Venezuela a las épocas coloniales.

10 de febrero 2019 , 11:49 p.m.

Hay colonias que no dejan de serlo. La historia enseña que la libertad no se cuida sola y que, al menor descuido, un pueblo puede pasar de mano en mano. No hace falta buscar ejemplos en la antigüedad. A tiro de piedra está Curaçao, isla que se ha repartido media Europa, empezando por España y terminando con los Países Bajos, de los cuales es parte como territorio autónomo.

En épocas de dominio español, Curaçao perteneció a la Provincia de Venezuela, ahora agitado hogar de la revolución bolivariana, cuyo mayor logro (después de los récords de hambre y desabastecimiento) es haber retrotraído al país a aquellas épocas coloniales. La fórmula: un desastroso manejo económico y la gula armamentística que caracteriza al totalitarismo.

Venezuela le debe a China más de 45.000 millones de dólares, cifra a la que se le suman otros 25.000 por concepto de intereses. Los rusos también inyectaron miles de millones, que cobran apretando la ubre minero-energética del régimen, pero su primordial interés es el pulso geopolítico con Estados Unidos. El 80 por ciento del crudo que pasa por PDVSA va directo a China y Rusia.

El eje CuRuChi (puede sonar gracioso, pero produce más penurias que risa) es administrado en el día a día por los cubanos. Cuba pasó de sobrevivir gracias al subsidio del comunismo soviético a capitalizar las necesidades ideológicas del chavismo. Venezuela pone el petróleo, pero Cuba es el combustible de la maltrecha revolución.

Los cubanos dominan la inteligencia, dirigen la seguridad, vigilan a la oposición, están pendientes de los procesos migratorios y pasaron años enviando misiones de salud que afianzaron parte del inmenso poder que tienen en el país. Cuba no va a resignarse a perder lo que Venezuela representa: un gobierno que alimenta a la isla primero que a su propia gente.

Y mientras tanto aquí, con esa mezcla de mala memoria e ingenuidad que nos caracteriza, comulgamos con una imagen positiva de Cuba por sus mediaciones en pro de la paz. Esas gestiones recientes se agradecen, pero tiene cuantiosas acciones en nuestros padecimientos. Cuba ha sido una exportadora de rebeliones que se camufla bien en los escenarios de reconciliación. Tiranía repugnante que convirtió a un país en propiedad inmobiliaria de una familia.

Venezuela pone el petróleo, pero Cuba es el combustible de la maltrecha revolución

Las libertades en Cuba llevan décadas moviéndose a paso de tortuga, como la que pescó Fidel para hacerle un almuerzo a Humberto de la Calle y su familia, según cuenta en su nuevo libro. Generoso, Fidel termina devolviendo la tortuga a ese mar donde se han ahogado cientos de miles de cubanos desesperados.

A Maduro, apuntalado por CuRuChi y auxiliado en el manejo de los negocios de narcotráfico por el Eln, no va a ser tan fácil mandarlo a los infiernos. El rechazo internacional, el cierre de los créditos e, incluso, la posibilidad de un ataque no siempre funcionan. Queda el camino que intentó en un principio Iván Duque: que una corte de justicia internacional declare y condene a Maduro como lo que es, un ladrón. La corrupción es la herramienta que socava la estabilidad de regímenes dispuestos a todo. Bastaría la comprobación de los dineros con que Odebrecht permeó al gobierno para sepultar a Maduro y a toda su camarilla.

Mejor un Guaidó ‘made in’ USA que un Maduro hecho en la tierrita, claro, pero la transición debe hacerse con prudencia y sin seguir tentando intervenciones militares que solo serán remedio peor que la enfermedad. Maduro manda en un país destruido. Pero manda. Ensillar las bestias antes de traerlas no funciona sino en el deseo. Especialmente si la bestia es un burro terco que no tiene nada que perder.

* * * *

Grima. Uno podría decir que en el drama de Hidroituango hay quienes pescan en río revuelto, pero en el Cauca cada vez hay menos que pescar. Sobra la tragedia; escasean los responsables.

GUSTAVO GÓMEZ CÓRDOBA

Empodera tu conocimiento

Más de Gustavo Gómez Córdoba

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.