¿Quién trajo la atención total a Occidente?

¿Quién trajo la atención total a Occidente?

La visita de los Beatles fue el detonante que consolidó la meditación transcendental en Occidente.

20 de abril 2019 , 11:57 p.m.

Un evento específico, de pocos días, y buena parte de una vida fueron fundamentales para propagar en Occidente la meditación trascendental y la meditación de atención total, respectivamente.

El evento fue el viaje de los Beatles a la India en 1968, para enclaustrarse en el monasterio de Maharishi Mahesh Yogi (1918-2008), creador de la meditación transcendental (TM, por sus siglas en inglés, una marca registrada). La vida fue la de S. N. Goenka (1924-2013), quien abandonó su nativo Myanmar y se trasladó a la India de sus ancestros para dedicarse a la enseñanza de vipassana, la interiorización silenciosa de la atención, mediante la práctica de la meditación de atención total.

Todas las formas de meditación conducen, en mayor o menor grado, a beneficios físicos, mentales o emocionales. No obstante, la meditación de atención total, por su independencia de mantras, negocios y maestros espirituales, es la más idónea, conveniente y recomendable.

Aunque Maharishi Mahesh Yogi era ya conocido, la visita de los Beatles fue el detonante que consolidó la TM en Occidente, así los fabulosos de Liverpool no pasaran de principiantes. Solo John Lennon continuó meditando ocasionalmente, pues, según él, le estimulaba su creatividad.

S. N. Goenka, por su parte, fue un ciudadano adinerado de Myanmar, de ancestros hindúes, quien en 1969 abandonó sus negocios para dedicarse de lleno a la divulgación de la meditación de atención total en los que denominó Vipassana Meditation Centers, donde los participantes deberían enclaustrarse en silencio durante varios días.

Desde su inicio, todos los cursos son dirigidos por instructores –verdaderos maestros del silencio– que son apoyados por docenas de asistentes voluntarios. La organización que S. N. Goenka inició dispone hoy de 176 centros y de 130 ‘oficinas satélites’. Los retiros se efectúan en los centros propios o en instalaciones arrendadas.

Existen diferencias notables entre la TM y la meditación de atención total, tanto en su metodología como en la forma de su divulgación. Antes de la visita de los Beatles, Maharishi Mahesh Yogi ya había enseñado la TM a millares de personas, divulgando su método en términos espirituales y religiosos. Su ‘sabor de culto’ nunca logró ser completamente eliminado por sus promotores.

La atención total, por su parte, excluye religiones. Su aproximación a ella enfatiza el carácter no afiliado ni sectario del camino del Buda. Dice S. N. Goenka: “Todas las religiones comparten un núcleo común –vida moral, buena voluntad, tolerancia–, pero en sus capas exteriores –ritos, ceremonias, creencias– difieren entre sí. Tan pronto como se olvidan de la esencia y se centran en las capas externas, los creyentes se convierten en fundamentalistas… capaces de lamentables extremos”.

Más de un millón de personas han asistido hasta ahora a los retiros de diez o más días. Entre sus más reconocidos exalumnos figuran Ram Dass, Joseph Goldstein y Stephen Batchelor, autores cuyos libros me señalaron el camino hacia las enseñanzas del Buda.

¿Por qué seleccionamos TM para comparar ‘meditación corriente’ con meditación de atención total? Porque, entre múltiples escuelas, TM es la metodología más reconocida. TM utiliza mantras (palabras para focalizar la atención), demanda poca dedicación (veinte minutos diarios) y es un entrenamiento con costo que anuncia numerosos beneficios.

En contraposición, los retiros vipassana carecen de costo, exigen dedicación disciplinada y no anuncian beneficios especiales, y el meditador debe limitarse a observar su cuerpo, sus sensaciones o sus estados mentales. Las donaciones voluntarias que se reciben se utilizan para apoyar la asistencia de futuros estudiantes.

En 2018, ‘The New York Times’ comenzó a publicar Overlooked, ‘Pasados por alto’, una sección de obituarios extemporáneos dedicados a notables cuyos fallecimientos no fueron oportunamente recordados en el periódico. Recientemente, la nueva columna fue dedicada a S. N. Goenka, como la persona que sacó la atención total de los monasterios del budismo antiguo para divulgarla por todo el planeta.

¿Qué lecciones aprendió este columnista en su primer retiro? La respuesta debe ser cuidadosa para evitarles expectativas infundadas a los futuros aprendices.

Dos cosas me quedaron claras: La primera, una frase que S. N. Goenka repitió con frecuencia: “El budismo es una religión; las enseñanzas del Buda no lo son”; la segunda, la meditación de atención es el camino hacia la armonía interior. Este servidor aún no ha completado su trayecto ni está persiguiendo meta alguna. Sí se siente, sin embargo, muy a gusto durante su viaje.

GUSTAVO ESTRADA
Autor de ‘Hacia el Buda desde Occidente’
En Twitter: @gustrada1

Sal de la rutina

Más de Gustavo Estrada

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.