¿Qué es meditación ‘vipassana’?

¿Qué es meditación ‘vipassana’?

Una contribución importante del budismo de Birmania a la práctica meditativa.

10 de enero 2020 , 07:16 p.m.

El camino noble es un conjunto de ocho prácticas o hábitos, propuestos por el Buda, el sabio de la India, en el siglo VI a. C., para acabar con el ‘sufrimiento’ de entonces, equivalente a la ansiedad y el estrés de la vida moderna. En lo que hoy es Sri Lanka, todas las numerosísimas disertaciones del Sabio, cuatro siglos después de haber sido pronunciadas, memorizadas por sus fieles discípulos y repetidas por 20 o 25 generaciones de monjes, fueron puestas por escrito en idioma pali, un lenguaje índico.

‘Vipassana’, la aproximación a la meditación más reconocida, agrupa varios enfoques budistas que buscan dirigir la atención hacia nuestro mundo interior; la expresión corresponde, de manera general, a lo que se conoce como meditación de atención total.

El objetivo principal y el beneficio primario de todas las técnicas meditativas es el fortalecimiento de la capacidad de permanecer atentos a lo que estamos haciendo, sintiendo, pensando… La meditación ‘vipassana’ moderna es la aproximación que mejor cumple este objetivo.

Las dos primeras secciones de ‘Los fundamentos de la atención total’, la disertación más estudiada del Buda, describen los dos objetos más importantes y más sencillos sobre los cuales los meditadores buscan sostener la atención durante sus prácticas: 1) el cuerpo y, con énfasis especial, la respiración; y 2) las señales nerviosas (sensaciones, sonidos…). Debemos resaltar, sin embargo, que la palabra ‘vipassana’ no aparece en esta disertación.

La técnica ‘vipassana’ es una contribución importante del budismo de Birmania a la práctica meditativa. El ejercicio de entrada de esta meditación consolida, en una sola rutina, los dos objetos —cuerpo y sensaciones—, simplificando la experiencia de manera notable: el cuerpo se limita al pequeño espacio entre el labio superior y la nariz, y las sensaciones, a la muy sutil, mínima y generalmente impresión placentera que allí se experimenta.

El enfoque anterior consolida y reemplaza los dos párrafos (bastante largos) que el Buda describe en sus ‘Fundamentos’ y que, de manera supersimplificada, dicen: “1) Cuando el meditador está respirando, el meditador está consciente de que está respirando. 2) Cuando el meditador experimenta una sensación, el meditador sabe que existe una sensación”.

La simplicidad de este ejercicio permite al practicante experimentar la belleza y la bondad de las enseñanzas del Buda, sin necesidad de leer los largos capítulos del Canon Pali. En general, las rutinas de ‘vipassana’ logran simplificar, de manera notable, las instrucciones de meditación, que tienden a ser tediosas.

En vez de las instrucciones corrientes de las técnicas comunes de meditación —por ejemplo, “inhale lentamente”—, ‘vipassana’ enfatiza (eso sí, con insistencia mayor) en la observaciónimparcial de lo que está sucediendo, en y dentro del cuerpo, más como espectador que como protagonista de lo que está ocurriendo.

El Buda dijo en su tiempo y a su manera, y así quedó registrado en el Canon Pali: “Cuando hay una inhalación lenta, el meditador sabe que está inhalando lentamente; cuando ocurre una inhalación profunda, el meditador sabe que está inhalando profundamente…).

Las narrativas de la meditación -más exactamente las descripciones de lo que está experimentando el meditador- conforman paralelamente los eventos físicos o mentales en los cuales el practicante ha de sostener su atención, permaneciendo consciente de lo que está sucediendo. En la meditación, lo importante no es la descripción de los vocablos, sino la experiencia que el estudiante vive durante la práctica, con mínimas definiciones y explicaciones.

De la atención permanente y la práctica continuada de ‘vipassana’ surge el silencio mental. Cuando este aparece, la armonía interior entra sin ser llamada. Y una advertencia más: ‘vipassana’ demanda compromiso mayor.

* Autor de ‘Armonía interior’ y ‘Hacia el Buda desde Occidente’.

@gustrada1

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.