Secciones
Síguenos en:
La poesía sigue vigente

La poesía sigue vigente

Pero ahora hay menos ‘declamadores’ y menor interés de los medios en el tema.

28 de febrero 2021 , 11:48 p. m.

Desde muchacho, este columnista, que nunca ha ‘cometido versos’, se aficionó a la poesía; tal interés surgió por influencia de sus padres y de los excelentes profesores de literatura que tuvo en bachillerato. Sus tareas exigían la memorización de poemas, que debíamos recitar frente a los compañeros de clase. Mis hijos no tuvieron asignaciones similares.

La métrica y la rima poéticas, de reglas precisas, constituían una ayuda importante en la recordación de quienes las aprendíamos. Las letras de muchas canciones tienen también rimas ingeniosas y muchas de ellas podrían considerarse poemas. Métrica y rima, por igual, se reajustaron después para evolucionar hacia mayor libertad en la creatividad escrita y énfasis mínimo en rimas, consonancias o métricas.

Con o sin normas, la poesía ha existido desde milenios atrás y en casi todos los idiomas; innecesario decirlo, su belleza deleita más en la lengua materna. Ahora, y desde hace décadas, la rima y la métrica andan, en verdad, a la baja.

En el muy personal recorrido que sigue, queremos resaltar la belleza poética con párrafos de algunos poemas. Comencemos con unas líneas del español Gutierre de Cetina (1520-1554). Además de rima imaginativa, el ejemplo tiene métrica flexible:

“Ojos claros serenos,
que de dulce mirar sois alabados…
No me miréis airados,
por no parecer menos hermosos.
Ojos claros serenos…
Ya que así me miráis,
miradme al menos”.

Del mexicano Amado Nervo (1870-1919) copiamos una muestra de uno de sus poemas más reconocidos. Mientras que la rima es precisa, la métrica es bastante flexible:

“Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas, irán las margaritas…
delante de tus pasos, el día que me quieras…”.

Helcías Martán Góngora (1920-1984), colombiano, en otro destello de flexibilidad, con frases breves y versos largos intercalados, termina así su bellísima Declaración de amor:

“Tú sola entre la mar, niña a quien llamo,
tabla para el naufragio de mis besos,
puerto de amor, bien sabes que te amo.
¡Para que tú lo sepas, yo lo digo,
y pongo al mar inmenso por testigo!”.

Gonzalo Arango (1931-1976), colombiano, el rebelde que fundó el nadaísmo —una especie de existencialismo criollo—, compuso su brevísimo Kinakoto cuando ya había apaciguado su rebeldía:

“Una mano más una mano no son dos manos…
Son manos unidas.
Une tus manos a nuestras manos
para que el mundo no esté en pocas manos
sino en todas las manos”.

Y para cerrar con algo de otro idioma, acudimos a Kit Wienert, de Carolina del Norte. Mi admiración por la física y mi deleite con la poesía me animaron a traducir las líneas que siguen.

“Si caminara la mínima distancia cuántica imaginable
entre mi corazón y el tuyo,
todavía brillarían torbellinos celestiales de luz y fuego…
marcando en micro latidos
las necesidades magnéticas de nuestros cuerpos”.

La poesía sigue vigente. Pero ahora, creo, hay menos ‘declamadores’ y menor interés de los medios en el tema. Y con la tecnología electrónica en todos los bolsillos, nadie necesita ni quiere aprenderse cosa alguna de memoria.

Las nuevas generaciones, además, tienen muchas alternativas de entretenimiento y cultura que las anteriores y, en consecuencia, menos interés en el arte poético. No creo, sin embargo, que la poesía vaya a desaparecer, así la rima y la métrica sean menos utilizadas que medio siglo atrás.

“La poesía es eterna como el cielo e inmensa como el mar”, le escuché alguna vez a Alberto López, un amigo poeta de juventud. Y su permanencia la confirma Scientific American, una de las más reconocidas revistas de ciencia, cuando inició en enero del 2020 una sección de poesía; el ejemplo anterior apareció en la entrega de febrero del 2021. Siempre existirán los románticos con inspiración. No interesa si su estilo es moderno o de la Edad Media, con tal de que contribuyan a la permanencia de la belleza poética.

GUSTAVO ESTRADA
Autor de ‘Armonía interior’ y ‘Hacia el Buda desde Occidente’@gustrada1

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.