Secciones
Síguenos en:
Consciencia y memoria

Consciencia y memoria

Aún se desconoce la manera como opera la consciencia y la forma como surgió en la evolución.

21 de septiembre 2021 , 08:00 p. m.

La consciencia, el faro moral de la conducta individual, es un misterio extraordinario aún no comprendido que reside en el cerebro como una especie de memoria diferente y enigmática, y es parte integral del sentido de identidad. La consciencia es, además, el proceso mental que conduce a la generación de los razonamientos y las emociones alrededor de nuestros actos, y que han de convertirse en las directrices del comportamiento. Los neurocientíficos, no obstante los progresos asombrosos logrados a la fecha, aún desconocen 1) la manera como opera la consciencia y 2) la forma como surgió en la evolución.

(Lea además: Necesidad imperativa de creer)

El cerebro, el cuarto de control, es una especie de orquesta sin director, en la que suenan distintos instrumentos —la corteza, el hipotálamo, el cerebelo, la amígdala…—, tocados, con partituras diferentes, por numerosos músicos no identificados ni comprendidos. ¿En qué parte de la cabeza se encuentra la consciencia? La falta de claridad sobre la naturaleza y el funcionamiento de tan maravilloso prodigio ha conducido a desacuerdos notables sobre su operación y su localización exacta, más allá del alcance de esta nota.

Según la Declaración de Cambridge sobre la Consciencia del año 2012, esta capacidad, con variables grados de desarrollo, existe también en otras especies, incluyendo los mamíferos, las aves y los pulpos; estos últimos, de manera sorprendente, “poseen sustratos neurológicos lo suficientemente complejos para sustentar experiencias de tal facultad”.

En contraposición, el software (los programas de computador) y el hardware (los equipos), con los espectaculares desarrollos de la inteligencia artificial en el tercer milenio, podrían considerarse ‘entidades pensantes’, pero como no se dan cuenta de que están pensando, no puede decirse que el software y el hardware tienen consciencia.

La consciencia, como proceso cognitivo, genera juicios, emociones y asociaciones alrededor de los valores de la entidad pensante, y sigue siendo un misterio extraordinario.

Los grandes computadores son supercalculadoras con macrobibliotecas de millones de microlibros, pero, no obstante sus portentosas facultades, tales maravillas tecnológicas carecen de consciencia. Si estos equipos supieran que están calculando, comparando y sacando conclusiones, podría especularse que son conscientes, pero estos portentos técnicos no tienen noción alguna de lo que están haciendo, no obstante sus impresionantes memorias y velocidades.

Los humanos sabemos bien cuando estamos pensando —bastaría con autoobservarnos—, así nuestras divagaciones sean absurdas o erradas; la consciencia, como proceso cognitivo, genera juicios, emociones y asociaciones alrededor de los valores de la entidad pensante, y sigue siendo un misterio extraordinario, todavía no comprendido por el mundo académico ni emulado por la tecnología.

El doctor Giulio Tononi sugiere que podemos identificar el grado de consciencia de una persona (o de un animal) a partir del nivel de “integración de información” en su cerebro (o en un equipo). Según su teoría, cuanta más información se comparta y procese entre sus muchos componentes para contribuir a la experiencia, mayor es el nivel de consciencia.

En el mundo contemporáneo, la moral gira alrededor de la dignidad del ser humano y tiende a volverse terrenal bajo la dirección de su consciencia, con la inevitable influencia de los grupos o colectividades (religiosos, políticos, sociales...) a los que pertenece.

La relación íntima entre consciencia y memoria explica la inseguridad y el desasosiego de los ciudadanos mayores cuando los recuerdos y los datos comienzan a escapársenos. Ante esta ‘amenaza’ de silencio mental involuntario, los temores a castigos metafísicos o las búsquedas de paraísos premiadores de buenas conductas están pues pasando a un segundo plano, a velocidades muy variables, que dependen de cada cultura y de los principios que rijan o den las pautas individuales de comportamiento.

GUSTAVO ESTRADA
Autor de ‘Armonía interior’ y ‘Hacia el Buda desde Occidente
@gustrada1

(Lea todas las columnas de Gustavo Estrada en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.