Secciones
Síguenos en:
Inhibición neuronal y meditación

Inhibición neuronal y meditación

La meditación es un hábito extremadamente beneficioso en el control de los vicios más comunes.

19 de marzo 2021 , 09:25 p. m.

La concentración mental, sea para estudiar, jugar ajedrez… o meditar, no resulta de la activación de neuronas excitadoras a fin de que permanezcamos en la tarea de turno –‘concéntrese en lo que está leyendo’–, sino de la desactivación, la puesta en acción, de los mecanismos inhibitorios que impiden la actividad –‘¡Detenga eso otro! ¡Absténgase de hacer cualquier cosa que lo distraiga!’–.

Como resultado de su práctica continuada y de su sus conocimientos básicos de neurología, este columnista considera que la meditación de atención total es un ejercicio intensivo de los circuitos neuronales inhibitorios y, en consecuencia, un hábito extremadamente beneficioso en el control de los vicios más comunes.

Las adicciones, ya sean cigarrillo, alcohol, drogas o comida, son desarreglos de nuestros mecanismos inhibitorios normales, y, por lo tanto, la meditación de atención total, como gimnasia mental que es, resulta benéfica en su control y corrección. Esta capacidad preventiva, mencionada originalmente en el libro Hacia el Buda desde Occidente hace ya varios años, también ha sido presentada para consideración a los departamentos de neurología de varias universidades.

El sueño, el acto de dormir, ha sido muchísimo más estudiado que la meditación; la gran mayoría de la gente duerme varias horas por día. En Estados Unidos (donde todo es medido o estimado), y a manera de ejemplo para efectos comparativos, los meditadores, permanentes u ocasionales, representan el catorce por ciento de la población; el porcentaje de quienes tienen sueño normal es del setenta por ciento y duermen al menos siete horas todos los días.

Ambas ‘inactividades’, sueño y meditación, dependen de nuestros mecanismos inhibitorios; los que padecen de insomnio y los que se declaran imposibilitados para meditar tienen ambos problemas para ‘activar’ sus circuitos inhibitorios. Quienes meditamos, por otra parte, rarísimas veces tenemos dificultades para dormirnos.

Mediante la aplicación de escáneres y tomografías a la cabeza de los meditadores, varias investigaciones han ubicado las regiones cerebrales que se excitan o se desactivan durante la meditación. Los ‘dóndes’ están identificados y las imágenes computarizadas han confirmado que la serenidad de los meditadores y de los rezanderos en ‘acción’ son fenómenos físicos cerebrales y no, de ninguna manera, metafísicos o místicos.

Aunque los ‘porqués’ de los múltiples beneficios de la meditación no están todavía aclarados. Los neurólogos sí han eliminado desde hace años tanto el aura misteriosa de la meditación como la supuesta experiencia contemplativa que algunos devotos le atribuyen.

El optimismo sobre las influencias positivas de la meditación no siempre ha conducido a hallazgos positivos. Hay alguna evidencia de beneficios reales de la meditación en aquellas áreas que exigen concentración extrema, como el tiro al blanco, pero, en el otro extremo, ninguno de los grandes maestros de ajedrez de una muestra informal dijo ser meditador rutinario. Este servidor, como meditador y aceptable ajedrecista, hubiera esperado que, al menos algunos, fueran practicantes de meditación. Mi nivel actual en el juego está por debajo de mis expectativas; cabe anotar, además, que durante mi mejor época ajedrecística, hace ya varias décadas, aún no había comenzado a meditar.

El calentamiento físico de los deportistas antes de entrar en competencia es muscular, de movimientos fuertes, para estimular la excitación y ejercitar la movilidad. Dudo que haya deportista alguno que medite justo antes de un juego… pero sí es común que muchos jugadores de los deportes exigentes, además del calentamiento físico, dediquen unos cuantos segundos a observar su respiración.

La práctica de la meditación de atención total, desafiliada de credos o dogmas, ciertamente silencia los condicionamientos distractores, sean doctrinas, afiliaciones, manipulaciones o adicciones físicas o mentales… Y, en general, aumenta el desempeño general del meditador en sus actividades corrientes.

Los fanatismos, los sectarismos y los hábitos dañinos desaparecen o, al menos, disminuyen en los meditadores constantes… Sus mecanismos inhibitorios fortalecidos, como lo confirman los estudios alrededor de la mindfulness meditation, se encargan de que así ocurra. El auge de la atención total es justificado… Sin embargo, el territorio aún por investigar es todavía amplísimo. No existen estadísticas sobre la práctica de meditación entre los neurólogos investigadores y… los escépticos de sus ventajas en el mundo científico probablemente son mayoría.

Gustavo Estrada
Autor de Armonía interior y Hacia el Buda desde Occidente @gustrada1

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.