Biografía e historia de Dios

Biografía e historia de Dios

Esta nota es apenas un bosquejo muy superficial de ‘La historia de Dios’ y de ‘Dios: una biografía’.

10 de septiembre 2020 , 10:37 p. m.

No acostumbro deshacerme de los libros que he subrayado, les he agregado notas, admiraciones e interrogantes, o les he añadido mis comentarios en las páginas en blanco del final. Los dos que motivaron esta nota –A History of God (Una historia de Dios), de la exmonja británica Karen Armstrong, nacida en 1944, y God: A Biography (Dios: una biografía), del exjesuita norteamericano Jack Miles, nacido en 1942– están repletos de estas adiciones.

Las coincidencias entre los autores mencionados son evidentes. ¿Pretenden ellos defender la existencia de una divinidad? De ninguna manera; ambas obras se ciñen a sus títulos, sin tocar para nada las preferencias doctrinarias de sus escritores: una historia y una biografía. Y esto los hace interesantes.

Las religiones con mayor número de adherentes –el cristianismo y el islam– cuentan con el 54,6 % de los ‘devotos’ de la Tierra y son ambas monoteístas. El hinduismo (¿politeísta?) y el budismo (¿agnóstico?) suman 22,1 %; los otros innumerables credos son seguidos por el 8,9 % de los terrícolas, y el 16,4 % restante lo conforman los no afiliados a ningún culto. Ni el cristianismo ni el ‘reciente’ islam ni ningún otra religión existente fueron los proponentes originales del monoteísmo; el ‘título’ recae en ‘Aten’, una divinidad del antiguo Egipto (1353 a. de C.).

La historia de Dios dedica sus capítulos iniciales al Dios de la Trinidad cristiana y a Alá, la divinidad única del islam. Después de cubrir las perspectivas de los filósofos, los místicos y los reformadores, la obra termina con dos capítulos de interrogantes: ¿Ha muerto Dios? ¿Tiene Dios futuro? Aquí la escritora deja ver que algo permanece en ella de la fe que la llevó a la vocación religiosa y sugiere que nosotros, la humanidad como un todo, debemos buscar en la historia de Dios lecciones y guías, no creencias o devociones.

Por su parte, para Jack Miles, según su análisis del Génesis, Dios puede interpretarse desde una variedad de puntos de vista –Creador, Destructor, Liberador, Legislador, Ejecutor…– pudiendo llegar a ser contradictorio. Su libro termina con una pregunta similar a las de su colega exreligiosa: “¿Está perdiendo Dios interés? Sin dar una respuesta contundente, Miles considera que el carácter de Dios en el Antiguo Testamento es contradictorio y el orden del cosmos no es justo. Pero los creyentes no van a desaparecer ni a volverse ateos.

Este columnista, por su parte, no pertenece a ningún credo y se limita a inclinarse hacia el punto de vista de Albert Einstein, cuando expresa que su religiosidad se centra en… “la humilde admiración de un espíritu infinitamente superior que se revela en lo poco que, con nuestro entendimiento limitado y transitorio, podemos comprender de la realidad”. Este servidor, más agnóstico que ateo, considera que la denominación no es importante.
El ‘espíritu superior’ de Einstein bien podría equipararse con la elusiva ‘Teoría de todo’ (The Theory of Everything), que los genios de la ciencia todavía no logran postular en términos verificables por la física o las matemáticas. En cualquier caso, atreverse a hablar de Dios, en general, es mucho más sencillo que ‘comprenderlo’ y, menos aún, que explicarlo.

Esta nota, por supuesto, es apenas un bosquejo muy superficial de La historia de Dios y de Dios: una biografía. Ambos textos son excelentes referencias históricas y culturales, pero no, por supuesto, explicaciones o justificaciones de la existencia de un Ser Supremo. Los autores tampoco tocan sus propias orientaciones religiosas actuales y sus libros son relatos de lo que la raza humana ha pensado de tan abstracto tema, desde que existen registros escritos.

Para cerrar, los dos libros son excelentes lecturas; de hecho, mis ejemplares tienen numerosos subrayados y comentarios de mi propia mano. Mi signo de interrogación alrededor de ellos gira alrededor de sus títulos, que quizás podrían haber sido más realistas y menos ’homocéntricos’, en acuerdo con su contenido.

El de Karen Armstrong podría haber sido algo así como La historia de la noción de Dios. Y el de Jack Miles quizás Historia y evolución de la fe. Pero con tales o similares títulos (de un mal vendedor, como este columnista) quizás ninguna editorial los hubiera escogido o poco se habrían vendido. Este servidor, por supuesto, jamás los habría adquirido… y esta nota nunca se habría escrito.

GUSTAVO ESTRADA
​Autor de ‘Hacia el Buda desde Occidente’ y de ‘Armonía interior’@gustrada1

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.