Vacuna

Vacuna

Se habla muy poco sobre cómo el país va a competir para acceder a la vacuna y cómo se distribuirá.

22 de julio 2020 , 09:25 p. m.

Muchos han profetizado, de manera olímpica, que el covid-19 es un síntoma de la crisis estructural del capitalismo occidental y se atreven, incluso, a vaticinar que luego de la pandemia el sistema político y económico como lo conocemos no volverá a ser el mismo. Es cierto que el flujo de personas y de mercancías del capitalismo global es un factor de aceleración en la propagación del virus, pero también es cierto que en épocas muy distintas han ocurrido pandemias. Incluso, el país donde se originó es comunista.

El capitalismo no solo continuará como principal forma de organización de la economía, sino que su propia dinámica va a ofrecer en un tiempo increíblemente corto una solución. Ya varias firmas que compiten por el desarrollo de la vacuna han entrado en fases finales de estudios clínicos. Es muy probable que esté disponible en el mercado antes de Navidad.

Nunca antes el mundo había dispuesto de una solución tan rápida a una peste. Pero, como siempre, el capitalismo necesita del Estado para las grandes decisiones de coordinación social. La vacunación de una sociedad para lograr la inmunidad de rebaño y salir de la cuarentena es una tarea titánica. Rebasa las posibilidades de las firmas y exige que los gobiernos intervengan.

Hasta ahora se habla muy poco sobre cómo Colombia va a competir, en un mercado mundial con la demanda desbordada, por acceder a las al menos treinta millones de dosis que se necesitan para lograr la inmunidad de rebaño. Tampoco se ha hablado de cómo se van distribuir y aplicar a lo largo del país.

En el Gobierno Nacional hay conciencia del desafío, y ya hay gestiones para acceder a la vacuna. Pero el asunto no puede quedarse en la preocupación de unos funcionarios. Debe ser parte del debate nacional porque implica que el país deberá reunir una serie de recursos importantes, de varios billones de pesos, y lo más complicado: organizar un aparato logístico capaz de distribuir y aplicar la vacuna a todos los colombianos lo antes posible. Hay que decidir desde ya temas como qué vacuna se va a elegir, a quienes se debe vacunar primero o qué papel van a tener la Fuerza Pública, las EPS y los gobiernos locales.

La tarea es apremiante. Cuanto más rápido se inmunice la población, más rápido vuelve a ponerse en funcionamiento el aparato productivo, con el consecuente alivio de la situación social y económica, el mayor daño causado por el virus.

Gustavo Duncan

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.