Un mapa indispensable

Un mapa indispensable

Es importante que el Estado disponga de un mapa que indique quién es la autoridad en las regiones.

16 de febrero 2021 , 09:25 p. m.

Acaba de publicarse ‘Gang rule: understanding and countering criminal governance’ (‘La ley de la pandilla: comprendiendo y neutralizando el gobierno criminal’). Es un artículo que recoge los resultados de una investigación de varios años realizada por la Universidad de Chicago y la Universidad Eafit, liderada por Blattman, Lessing, Tobón y Duncan (el mismo que escribe), sobre los combos que controlan numerosas comunidades en Medellín.

Entre los resultados de la investigación hay uno en particular que es muy importante para el diseño y seguimiento de políticas públicas en materia de seguridad para Colombia. A través de una encuesta representativa a nivel de barrios se pudo construir un mapa del control delincuencial en Medellín. No se trata de un mapa corriente de las organizaciones existentes y los negocios en que están involucradas, sino de un mapa con mediciones precisas del ejercicio de funciones de Estado por los combos en cada barrio. Así como suena, el mapa identifica hasta qué punto estas organizaciones vigilan a la población, cobran extorsiones a manera de impuestos, administran justicia, imponen normas de comportamiento y aplican sanciones y castigos a quienes incumplen el orden establecido, tal como si fueran el Estado.

El mapa también compara la efectividad del Estado cumpliendo estas funciones básicas, es decir, hasta qué punto el Estado es en mayor o menor grado quien gobierna, en comparación con las organizaciones delincuenciales. Y los resultados son muy dicientes de la realidad de Medellín: prácticamente en todos los barrios de ingresos bajos y medios los combos ejercen en mayor o menor grado funciones propias del Estado, en una proporción significativa de ellos gobiernan más que el Estado y en varios aspectos –como la efectividad para contactarlos y resolver ciertos problemas de la comunidad– son más efectivos que las autoridades públicas. No es de extrañar, entonces, que gocen de un mínimo de legitimidad entre muchas comunidades: solo el 46 % de quienes respondieron dijeron que el barrio estaría mejor sin los combos.

Un mapa de este tipo permitiría que las políticas de seguridad sean evaluadas en términos de recuperación de la autoridad del Estado y sus funciones básicas.

La realización de encuestas que midan con suficiente grado de precisión la forma como organizaciones delincuenciales asumen funciones propias del Estado es costosa y requiere técnicas especializadas de levantamiento de información. En una zona bajo el control de grupos armados irregulares, la gente va a tener buenas razones para no contestar un cuestionario que pone en riesgo su seguridad. Para eso hay técnicas en el diseño de cuestionarios que permiten levantar esa información de manera indirecta, evitando riesgos de ese tipo.

Pero los costos y el esfuerzo valen la pena por las implicaciones que tendría en la acción del Estado en muchas regiones con problemas similares de gobierno por organizaciones delincuenciales, como el bajo Cauca, Catatumbo, etc. Un mapa de este tipo permitiría que las políticas de seguridad sean evaluadas en términos de recuperación de la autoridad del Estado y sus funciones básicas. Muchos de los indicadores actuales de desempeño de la Fuerza Pública y de las agencias estatales en el territorio solo arrojan datos de una acción, no de resultados. Un mapa con la medición de la autoridad efectiva del Estado en comparación con la de las organizaciones delincuenciales daría elementos de juicio para evaluar si las acciones son efectivas o no para el objetivo final de consolidar un monopolio de las instituciones democráticas.

La recuperación del monopolio es, en últimas, lo que evitaría las masacres, el asesinato de líderes sociales, el desplazamiento y confinamiento de la población, entre tantas otras violaciones del DIH. Por eso es tan importante que el Estado disponga de un mapa que indique con suficiente precisión quién es la autoridad de facto en el territorio.

Gustavo Duncan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.