Fraude y fe

Fraude y fe

Lo que muestran Baba y Bhagwan es que eventualmente la fe puede rebasar el fraude.

18 de septiembre 2019 , 07:34 p.m.

La lista de estafadores que se hacen pasar por gurús es abundante. En algunos casos, sobre todo cuando el fraude es tan evidente, la situación a la que se dejan arrastrar sus creyentes es patética.

Sai Baba fue un gurú hindú que en los 70 aprovechó los afanes de muchos occidentales por encontrar nuevas experiencias místicas. Les vendió un mensaje acorde con los ideales de la época y la frustración con las religiones tradicionales.
También hacía trucos de magia, bastante chapuceros según magos profesionales, que sus seguidores consideraban prueba de su divinidad. Se hizo millonario y pudo continuar como un cuasidiós pese a acusaciones de pedofilia y fraude fiscal. Cuando falleció, el primer ministro de la India señaló que Baba profesaba “los ideales universales de verdad, buena conducta, paz, amor”. Sabía sobornar.

Más impresionante fue Bhagwan Rajneesh. A la lista de lugares comunes de sus principios filosófico-religiosos le agregó una alta dosis de hedonismo y sexualidad. Le llovieron discípulos de países ricos. Cansado de la presión del Gobierno hindú, Bhagwan decidió trasladar su comuna a Estados Unidos, en 1980. Compró 38.000 hectáreas en Oregón. Allí construyó una ciudad con su nombre de 5.000 habitantes que cada verano recibía 15.000 discípulos. Tenía su propio dinero y policías.

La ostentación de Bhagwan era abierta. Sus discípulos lo recibían con bailes y cánticos cuando llegaba en alguno de sus 93 Rolls Royce. Su osadía llegó hasta reclutar indigentes a lo largo de Estados Unidos para ganar las elecciones al condado y apoderarse del gobierno local. Fue detenido con cargos de fraude por inmigración ilegal, pero alcanzó un arreglo con la justicia por 400.000 dólares que le permitieron fugarse como un deportado.

Lo increíble es que, no obstante tanta evidencia irrefutable de fraude, la fe de sus seguidores se mantiene. ¡Hay 1.200 centros Sai Baba en el mundo con al menos 6 millones de creyentes y hoy se ofrecen talleres de meditación en ciudades de Colombia inspirados en la doctrina de Bhagwan!

Podría uno pensar que la fe lleva a muchos a cometer tonterías. Pero lo que muestran Baba y Bhagwan es que eventualmente la fe puede rebasar el fraude y los discípulos que le sobreviven, crear verdaderas religiones. ¿Acaso no es muy probable, guardando las proporciones y temporalidades, que las grandes religiones y sus fundadores hayan tenido un origen similar?

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.