A todas estas

A todas estas

Al fiscal le sobra respaldo dentro de las instituciones del Estado para quedarse en la Fiscalía.

20 de marzo 2019 , 07:00 p.m.

A todas estas, luego del escándalo de las bolsas de dinero de Petro y del fiscal de la JEP, las objeciones de Duque y la crisis de Venezuela, lo que se presumía ocurrió. El fiscal Néstor Humberto Martínez no renunció pese a toda la evidencia en su contra.

Las nuevas pruebas de conductas contrarias a toda ética para ocupar un cargo como la Fiscalía, presentadas por Coronell en Semana, al final poco van a servir para que la indignación de la gente conduzca a su renuncia. Hace rato que la sociedad perdió sus dientes y no tiene cómo hacer que los máximos funcionarios del Estado, que se supone deberían no tener ningún cuestionamiento ético, estén obligados a abandonar su cargo cuando existe una duda razonable sobre sus actuaciones.

Para fortalecerse en su cargo y contrarrestar las presiones de la sociedad y un sector de la política, el Fiscal se ha aliado con el gobierno de Duque, con el uribismo y otros partidos.

Se volvió norma que solo se renuncia cuando la justicia obliga. El costo para las instituciones democráticas así es enorme, porque si todo depende de la justicia, al tiempo que la sociedad es inocua, la estrategia de los corruptos es confabularse con los funcionarios de la Rama Judicial. Por eso, no es nada extraño que la justicia también se haya corrompido y proliferen escándalos como el del ‘cartel de la toga’, en que magistrados les piden a manera de chantaje una tajada a los políticos de lo que robaron al Estado.

Hay que reconocer, eso sí, que las actuaciones del Fiscal no son tan burdas como las de los magistrados del ‘cartel de la toga’. Las pruebas en su contra no demuestran necesariamente la comisión de un delito, pero, a todas luces, advierten dos cosas. Una, que no obstante conocer de primera mano las faltas en que pudo incurrir un cliente no se declaró impedido cuando sus decisiones de fiscal podían afectar el caso. Es claro que hay una incompatibilidad entre sus negocios privados y sus responsabilidades como funcionario público.

La otra, que para fortalecerse en su cargo y contrarrestar las presiones de la sociedad y un sector de la política, el Fiscal se ha aliado con el gobierno de Duque, con el uribismo y otros partidos. Pueda que en la opinión le vaya mal, como demuestran las encuestas, pero le sobra respaldo dentro de las instituciones del Estado para quedarse en la Fiscalía.

Ya antes el sistema de pesos y contrapesos de la democracia se había desbalanceado por las colusiones entre el Legislativo y el Ejecutivo, pero ahora con la contaminación de la justicia y los organismos de control la nave pareciera escorar.

Sal de la rutina

Más de Gustavo Duncan

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.