La transformación digital cambió

La transformación digital cambió

Se deben alinear los objetivos de esta transformación con los logros empresariales que se desean.

04 de octubre 2020 , 11:43 p. m.

Hace rato se viene hablando de transformación digital, pero con la pandemia y el uso de la tecnología para contrarrestar algunas limitaciones que se generaron, este proceso cambió.

La transformación digital, según George Westerman, un investigador muy importante de MIT, es redefinir radicalmente cómo la empresa debe usar la tecnología, a los empleados y los procesos para que los logros y el rendimiento cambien sustancialmente.

Como lo dijo Kevin Kelly en su libro ‘10 reglas de la nueva economía’, para enfrentar este cambio se debe nombrar un “gerente destructor” que logre que el uso actual de los procesos, los datos y la tecnología se “destruyan” y se vuelvan a construir bajo las reglas de la nueva transformación digital.

Es clave que se alineen los objetivos de esta transformación con los logros empresariales que se quieren obtener. Es necesario conocer bien qué problemas se quieren resolver y qué objetivos se desean logran con el uso de la tecnología y su transformación. Si esto no se hace, el proceso puede ser muy largo y no dará los resultados esperados.

No se puede ser tímido con los logros que se tienen como objetivo. Buscar pequeños cambios en lugar de ver lo grande en el horizonte puede llevar a que cuando se llegue al destino final los pequeños logros conseguidos no completen el propósito grande.

Generalmente, los departamentos de tecnología o sistemas se usan para arreglar problemas. En la transformación digital, el área de tecnología de una empresa debe ir de la mano con quienes manejan el negocio para, de verdad, generarles valor a sus clientes. Para esto se debe considerar a todos los empleados, quienes deben cambiar su visión sobre el uso de la tecnología para beneficiar el negocio y a sus clientes.

Hay que tomar riesgos y no conducir la transformación pensando en forma conservadora. Se pueden cometer errores, pero lo importante es aprender de ellos sin perder la mirada en el resultado que se quiere obtener. También es importante que el proceso no se modifique por cambios que hacen empresas de la competencia.

Lo fundamental es no agachar la cabeza sino mirar hacia el horizonte para llegar allá en el carro de la transformación digital, recorriendo el camino adecuado y haciendo que la empresa cambie favorablemente y sus clientes se sientan parte de ella. Como lo oí en una conferencia: “Lo único que no cambia es el cambio”.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.