Cartagena… herida de muerte

Cartagena… herida de muerte

Llegó el momento de que Dau tome las riendas y solucione los problemas de basura de la ciudad.

28 de diciembre 2020 , 01:15 a. m.

Vuelvo sobre un tema que he tocado varias veces, lamentablemente sin ningún resultado positivo, como es la triste situación de nuestra Cartagena de Indias, nuestra amada ciudad amurallada.

Caminar alrededor de los muros que rodean el centro de Cartagena genera una sensación de tristeza que termina en ganas de llorar. Botellas, papeles, plásticos y toda clase de basura se ven en las zonas verdes alrededor de la muralla. Valdría la pena que el alcalde Dau recorriera ese trayecto temprano para que pueda apreciar lo poco que los habitantes y visitantes quieren esta ciudad tan hermosa y representativa de Colombia.

No sé dónde está la plata del presupuesto de Cartagena. Sé que Dau es una persona honesta, pero tiene una tarea muy difícil como es la de cuidar los dineros de esta ciudad y usarlos para que se embellezca y se cuide al Corralito de Piedra. Que no pase como lo que ahora sucede con el edificio Acuarela, cerca del castillo de San Felipe, el cual se dice que ya se puede demoler, pero… nada.

La ciudad vieja, llena de excremento de los caballos, que además dejan apestando las calles, y carros que se parquean en doble fila entorpeciendo el tráfico. Y ni hablar del pésimo tráfico que se presenta en el centro. Salir por el boquetillo del Éxito de San Diego es casi imposible. Eso demuestra la falta de autoridad policial, porque de Tránsito no se ve ni uno.

La pregunta es: ¿y la policía que controla el tráfico qué? Tal parece que no les pagan a tiempo, razón por la que a veces no van a trabajar o llegan tarde. Si esto es cierto, sería una locura, pero la verdad es que no se ve un solo policía de estos en la calle haciendo su trabajo.

Llegó el momento de que Dau tome las riendas y entienda todo lo que está pasando y lo solucione para que los turistas vengan y se vayan hablando bien de Cartagena. No como lo escuché en un café en Bogotá, dicho por unos turistas sentados en la mesa de al lado: “qué suciedad, que fétido olor y qué tristeza, porque la ciudad sí es una belleza, pero falta acicalarla”. Esto es cierto y sí pasó. No es un invento, como muy seguramente lo van a decir los malos en Cartagena. Señor alcalde Dau, entienda los problemas, tome soluciones, rodéese bien para que no vaya a repetir lo que alcaldes anteriores hicieron, que fue robarse la plata y nada para nuestra amada ciudad. Amo tanto a Cartagena que cuando me preguntan de dónde soy respondo… “cartacachaco”.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.