Secciones
Síguenos en:
Bogotá, ciudad inteligente

Bogotá, ciudad inteligente

Sería bueno que la Alcaldía planteara bien a dónde se quiere llegar con una Bogotá inteligente.

29 de agosto 2021 , 09:20 p. m.

Con la próxima subasta del espectro para comunicación inalámbrica 5G, es muy importante que la Alcaldía de Bogotá empiece a elaborar los planes para convertirla en una ciudad inteligente, pues lo que estamos viviendo son hurtos, pésimo tráfico, aglomeraciones y otras cosas que a veces la hacen invivible.

Es muy importante tener en cuenta que se trata de un plan de transformación digital para el que no se deben disparar balines separadamente, sino una bola de cañón que contenga todos los requerimientos y objetivos que se quieren lograr.

Un ejemplo de los balines son los semáforos inteligentes que se implementaron hace muchos meses, pero no han servido para nada, pues el tráfico es cada día peor, cuando el objetivo era mejorarlo. Para esto era necesario determinar los KPI (‘key performance indicators’), que son los indicadores para determinar cómo funcionó lo que se hizo; o de lo contrario, buscar alternativas para que se logre lo esperado. Si no se tiene en la mente una meta, no se va a poder determinar si la solución sirvió y si el dinero se botó a la caneca.

El otro balín es el de las cámaras en los semáforos inteligentes. Esto supuestamente es una solución para mejorar el tráfico y disminuir la delincuencia. Lo malo es que se implementó como si fuera un proyecto aparte del de los semáforos, cuando han debido ir de la mano. Sería bueno conocer los detalles de cómo van a trabajar juntos, si es que esto se ha considerado.

Esto implica que va a ser mucho más difícil llegar a la mejor solución, porque es como un rompecabezas que se compra por pedazos y no del todo, lo cual lo hace muy complejo de armar. Si esto mismo lo aplicamos para convertir a Bogotá en una ciudad inteligente, sin tener en cuenta todas las necesidades y el objetivo total, se van a seguir disparando balines.

Sería bueno que la Alcaldía pintara bien el cuadro de a dónde se quiere llegar con una Bogotá inteligente, analizando los problemas que se pretenden solucionar, y ver cómo uno afecta al otro, para diseñar un plan con cronograma, requerimientos y KPI para que si se soluciona una parte del problema, se haga de una forma que ayude a arreglar los otros, y no que se estrellen. Hay que recorrer un camino ancho y grande que lleve a la meta final, y no caminitos que dan muchas vueltas y que de pronto hacen que uno se pierda y no pueda llegar hasta el final.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

(Lea todas las columnas de Guillermo Santos Calderón en EL TIEMPO, aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.