Adiós, Uber; pierde el país

Adiós, Uber; pierde el país

No puede ser que cavernícolas de este país sigan poniéndoles palos en la rueda a emprendimientos.

12 de enero 2020 , 10:20 p.m.

Ni modo, como coloquialmente se dice: Uber tendrá que dejar el país; los conductores de esta compañía y, más que todo, los usuarios de transporte, los más perjudicados. Además de la pérdida del recaudo de IVA. Lo más curioso es que la decisión de la SIC (Super-Idiotas sin Cabeza) vaya en contravía de todo lo que beneficia a Colombia, solo con el argumento de que va contra la ley, unas normas que se debieron modificar para darle cabida a este emprendimiento, y a muchos más que van a venir, pero que seguramente la SIC, o a quien le corresponda esta responsabilidad, las guardó en un cajón para no hacer nada y hasta de pronto abrirle el camino a esto que está sucediendo.

¿Qué estará haciendo la SIC para garantizar que los usuarios de los taxis amarillos estén seguros y tranquilos cuando se suban a uno de estos? Según lo informó este medio, menos del 10 % de los carros que prestan este servicio en Bogotá cuentan con lo fundamental para la seguridad, o sea, frenos adecuados, bolsas inflables y otros elementos más. ¡Cómo será en otras ciudades! ¿No valdrá la pena que los usuarios nos unamos y demandemos a los gremios dueños de taxis amarillos para evitar que salgan a la calle los taxis que no cumplan con estas normas, ya que la SIC no hace nada? ¿O es que la SIC tampoco ha implementado las normas que definan qué seguridad deben ofrecer los taxistas en los carros cuando transportan a los clientes?

La respuesta de Mintransporte a la salida de Uber hubiera sido de aplaudir si viviéramos en una caverna. Señor ministro, espero que usted sepa qué es celular e internet. Si lo sabe, debería emitir una mejor respuesta ante la salida de una empresa que le genera una buena cantidad de ingresos en impuestos al país y ofrece excelente servicio al usuario.

Todo lo que viene lo he escrito ya en esta columna, siempre va a estar por delante de cualquier norma que se establezca, y hay que tener la flexibilidad para entender que si es algo que favorece al país y su habitantes, lo más recomendable es aceptarlo y ver cómo se modifican las normas para que pueda trabajar sin problemas. Pero no puede ser que los cavernícolas de este país sigan poniéndoles palos en la rueda a los emprendimientos, sobre todo porque gremios lo exigen. Deben entender las dinámicas del mundo digital y acoplarse a ellas. Si no, que empiecen a fomentar la venta de taparrabos.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.