A cuidar el comercio electrónico

A cuidar el comercio electrónico

Las empresas deben tener en cuenta que el comercio electrónico tiene que ser flexible.

06 de julio 2020 , 12:25 a.m.

Es increíble lo que pasó el viernes pasado, día sin IVA, en lo referente al comercio electrónico. Las empresas que prestaban este servicio no tuvieron en cuenta que el número de usuarios iba a crecer muchísimo y dejaron su infraestructura tecnológica igual a como se estaba haciendo normalmente.

Cuando uno entra a un sitio de comercio electrónico lo hace por una autopista digital, por hacer una analogía, por la que pueden transitar cierto número de carros simultáneamente. Esa autopista que se contrató o se implementó para un número de carros, o usuarios digitales, no puede permitir fácilmente el tránsito de un número mayor. Imagínense el trancón en la carrera 7.ª de Bogotá si le llegara un millón de carros en diez minutos. Ningún automóvil se podría mover. Espero haber explicado bien uno de los problemas que se presentaron para quienes trataron de hacer compras electrónicas en el día sin IVA.

También afectó mucho la capacidad de procesamiento de los equipos que tramitaban las compras. Para hacer otra analogía, es como si uno fuera a comprar algo en un almacén y solo hubiera dos cajeras ante 500 compradores que quisieran pagar. La solución sería aumentar el número de cajeras.

Es decir, la tecnología se ha debido configurar para poder procesar muchas más transacciones que las usuales. Esta es otra razón para que los usuarios del comercio electrónico se hubieran quejado tanto el viernes pasado por las demoras o ‘maltrato’ electrónico. Las empresas deben tener en cuenta que el comercio electrónico tiene que ser flexible, de acuerdo con los usuarios estimados, y para esto hay soluciones.

Es bueno que el Gobierno esté estudiando la forma como los empleados de la economía colaborativa, que son aquellos que trabajan en ‘apps’ como Rappi, Mensajeros Urbanos, Domicilios y otras, puedan tener acceso a la seguridad social y otras prestaciones y se los trate como a todos los empleados tradicionales. Sin duda, las aplicaciones o plataformas de economía colaborativa están abriendo muchas posibilidades de empleo, pero, hasta ahora, el Estado ve a estos trabajadores como si no estuvieran laborando, razón por la cual no se les ha otorgado acceso a los beneficios legales que deberían tener.

* * * *

Ernesto Samper, en su comentario sobre el Ejército, demuestra lo poco inteligente y lo ciego que es, lo que no le ha permitido aceptar lo de su elefante 8.000.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.