Paternidad: un arte sin manual

Paternidad: un arte sin manual

“Nada revela más el alma de una sociedad que la forma como trata a sus niños” (Nelson Mandela).

29 de junio 2019 , 11:23 p.m.

Comparto con mis lectores, con el ánimo de refrescar un poco el pesado ambiente que se está viviendo en el país, los mensajes de una extraordinaria exposición sobre la paternidad*, fundamentada en la psicología y pedagogía contemporáneas y bellamente ilustrada con citas de expertos y padres del común, obras de reputados artistas y expresiones de la cultura popular del mundo entero.

Los padres (ambos) tienen gran influencia sobre el carácter y el comportamiento de sus hijos porque, a diferencia de otras especies animales, el cerebro humano es de muy lento desarrollo. La parte analítica y cognitiva del nuestro se consolida en los primeros cinco años de vida, y, por ello, los hijos de padres que estimulan la imaginación y el instinto de sus bebés y niños pequeños de aprender explorando y jugando tienden a sobresalir en la escuela y en la vida. No en vano hay niños genios que producen obras maestras. Einstein decía: “Si quieres hijos inteligentes, debes leerles cuentos de hadas; si los quieres más inteligentes, cuéntales más historias de hadas”.

A su vez, la corteza prefrontal del cerebro, que aloja las capacidades de motivación, concentración, fijación y seguimiento de metas de largo plazo, así como las de comportamiento social, solo completa su madurez hacia los 20 años. Por eso, cuando los padres “respetan a sus hijos adolescentes y jóvenes”, les enseñan “a través del ejemplo y no de los sermones” y les dan “alas para volar y seguridad para decidir su propio futuro”, ayudan a construir adultos estables y exitosos, que son tolerantes con las opiniones ajenas y compasivos con los problemas de los demás. En contraste, los padres rígidos y violentos producen, por lo general, hijos intolerantes y violentos, y los padres indiferentes y lejanos tienden a tener hijos inseguros y desadaptados. Dice una psicóloga sueca: “La forma como hablamos a nuestros hijos se convierte en su voz interior”. Y un psiquiatra canadiense: “Cuando sus hijos crecen pueden olvidar lo que les dijo, pero jamás olvidarán como los hizo sentir”.

La paternidad es verdaderamente democrática. Todos podemos ser padres. No hay que sacar licencia ni tener título; nadie nos pide referencias o experiencia. Además, las familias con pocos recursos les pueden dejar a sus hijos cosas más importantes que las que se heredan en las más pudientes. Un trabajador de Calcuta dice: “No pude darles a mis hijos todo lo que querían, pero sí lo que necesitaban: amor, tiempo y atención”. Por eso, muchos ‘pilos paga’ se destacan en las universidades de clases adineradas.

Sin embargo, hay otra cara de esta moneda. Siendo la paternidad tan importante, resulta sorprendente que no nos preparemos para ejercerla. “Llegué a la paternidad como la mayoría de la gente: sin saber nada y queriendo aprender todo”, dice un actor. “Todos saben cómo criar hijos, excepto quienes los tienen”, se queja una madre francesa. No es de extrañar, por tanto, que los padres cometamos tantos errores, aun teniendo la mejor voluntad. Como afirma un músico: “Tener hijos no lo hace a uno padre, ni poseer un piano lo hace ser pianista”.

Una magistrada sostiene: “La mujer solo tendrá verdadera igualdad cuando los hombres compartan plenamente con ellas la responsabilidad de criar la próxima generación”. Y otra: “Cuando aceptemos que hay niños criados con mucho cariño y seguridad por parejas hetero u homosexuales que adoptan, se habrá ganado la batalla por los derechos de la diversidad”. La familia y la crianza de los niños han cambiado mucho en el curso de la historia, y lo seguirán haciendo con la biogenética, la extensión de la vida a más de doscientos años, los robots y la inteligencia artificial. Pero seguirá siendo cierto que “nada revela más el alma de una sociedad que la forma como trata a sus niños” (Mandela).

* ‘Un arte sin manual’, Museo Visionario de Baltimore

GUILLERMO PERRY

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.