El presidente que hemos debido tener

El presidente que hemos debido tener

La lucha de Galán por una política más limpia y tolerante está hoy más vigente que nunca.

24 de agosto 2019 , 11:48 p.m.

El país vibró esta semana con el recuerdo de Luis Carlos Galán. Al volver a escuchar sus discursos, le recorre a uno un escalofrío porque parecen pronunciados para las circunstancias de hoy. Su lucha por una “política con P mayúscula” que “respete la vida y las opiniones de los demás” y busque consensos para construir una sociedad más justa mantiene plena vigencia, pues la nuestra está, hoy más que nunca, centrada en “la simple competencia por el control de los recursos del Estado para beneficio personal o de un grupo” y signada por la falta de tolerancia y la polarización destructiva. Ni qué decir de su visión premonitoria del enorme daño que el narcotráfico le causaría a Colombia.

Me he preguntado muchas veces cómo hubiera sido nuestro presente si las balas asesinas del narcotráfico, aliadas con sectores militares y políticos de entonces, como han demostrado las accidentadas investigaciones judiciales, no nos hubieran privado de su presidencia.

De haber sido Galán presidente, hubiese continuado el enfrentamiento contra los carteles que inició Barco. Con ello hubiéramos sufrido unos años más de acciones terroristas de esas poderosas organizaciones criminales. Pero, probablemente, nos hubiéramos ahorrado lo peor del auge de la narcoguerrilla y el paramilitarismo y, por tanto, de la violencia rural que se desató en los años noventa. Asimismo, nos hubiera podido evitar el proceso 8.000, la ‘parapolítica’ y el aumento generalizado de la corrupción, que tanto daño nos ha causado.

Estoy hoy convencido de que nos equivocamos gravemente con la “política de sometimiento a la justicia” que emprendió el gobierno Gaviria con nuestro beneplácito, atemorizados como estábamos por la virulencia de las bombas destructoras colocadas en aviones, centros comerciales, el edificio del DAS y hasta colegios privados, así como con los múltiples magnicidios que cometió el cartel de Medellín. Compañeros cercanos de Galán han dicho que esa política, antes que lograr el sometimiento de los narcotraficantes a la justicia, representó una capitulación del Estado frente a su poder intimidatorio.

Galán era un ferviente partidario de la integración económica latinoamericana y la “internacionalización” de nuestra sociedad. Tuve la honrosa oportunidad de ser su amigo y apreciar de cerca su profundo conocimiento y su pasión por los asuntos internacionales, desde cuando participamos en un congreso universitario en Caracas sobre estos temas. Creo por ello que, como presidente, Galán nos hubiera sacado de nuestra condición de “Tíbet de Suramérica” (como caracterizaba el expresidente López Michelsen nuestra sociedad provinciana de entonces) de una forma menos traumática y más exitosa que lo que sucedió con el “revolcón”, bastante improvisado, de la apertura de Gaviria.

Era también un convencido del poder transformador de la educación, desde antes de que el presidente Pastrana lo nombrara ministro del ramo cuando Galán tenía apenas 26 años de edad. Como presidente le hubiera dado un impulso mucho mayor al avance que hemos tenido en este campo, tan crucial para nuestro futuro.

Termino esta breve reflexión y sentido homenaje solidarizándome con todos aquellos que luchan hoy por los ideales políticos de Galán, en particular con sus hijos, Juan Manuel, Carlos Fernando y Claudio. Y felicitando a su viuda, Gloria, por el excelente libro ‘18 de agosto’, que todos deberíamos leer.

P. S. ¡Mermelada, más mermelada! Se está fraguando un grave atentado contra el patrimonio y el servicio público con el trámite casi subrepticio del acto legislativo que reviviría el control previo generalizado (que condujo en el pasado a parálisis de obras y colusión entre corruptos y auditores) y aumentaría enormemente el poder clientelista del Contralor*. El presidente Duque debe jugarse para detenerlo.

* ‘La Silla Vacía’

GUILLERMO PERRY

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.