Justicia a agente de Esmad

Justicia a agente de Esmad

Agente que accionó arma que selló la muerte de Dilan no merece un juicio que desvanezca atenciones. 

08 de diciembre 2019 , 11:45 p.m.

Es estrategia corriente la de encontrar chivos expiatorios (pagotes) para disolver las culpas o distraer la atención de lo esencial, más cuando de política y protesta social se debate. Lamentable, y muy torcido, sería que esto termine ocurriendo para conveniencia de muchos con el miembro del Esmad que de manera fatídica accionó el arma que selló la muerte y, peor que eso, la vida de Dilan Cruz, el joven estudiante caído en las protestas de días recientes en Bogotá y el país.

No sé su nombre y resulta irrefutable que si se extralimitó en lo que otros de mayor rango lo pusieron o le enseñaron a hacer, deberá concurrir por lo que de culpa tenga. La responsabilidad de quien porta un arma en nombre del Estado es, por mucho, más delicada que la de quien tira una piedra para actuar en el derecho humano de controvertir al Estado y sus vicios.

Así es que sin negar lo que corresponda al juicio de culpabilidad, creo que poner su cabeza en el centro del huracán y hasta entregarla, más si eso viene acompañado de una puesta en escena que congregue radicalismos, termina por facilitar que sigan agazapándose los verdaderos causantes de los problemas insostenibles por los que la ciudadanía protesta masivamente y con tanta comunidad de frustraciones.

Dicho de otro modo: no es ahora este agente del Esmad el culpable de la corrupción administrativa, de la impunidad de políticos ladrones, de las leyes fáciles para genocidas; no es el determinador del asesinato sistemático de líderes sociales, el responsable de la brecha entre la educación pública y privada, de la miseria a la que se ha confinado a comunidades campesinas, negras e indígenas, ni demarca que Colombia sea uno de los países más inequitativos en la distribución de la riqueza en el planeta. No es tampoco el que fragua la estrategia para que Arias salga libre y con él, otros iguales o peores que él.

Pero a muchos les encaja que así parezca; para que el tiempo pase sin que cambie nada.

Este agente del Esmad, quien también supongo debe ser joven y puesto por circunstancias en un trabajo agreste, merece (por humanidad con él y para bien de la protesta social que espera respuesta) un juicio justo, algo que parece tan difícil como fabricar un milagro; de ninguna manera un juicio político, mediático o práctico para desvanecer atenciones.

GONZALO CASTELLANOS V.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.