¿Una nueva Iglesia?

¿Una nueva Iglesia?

El Papa Francisco busca hacer de la Iglesia una institución más incluyente, actual y transparente.

25 de octubre 2020 , 11:27 p. m.

La Iglesia católica tiene una fe proclamada, un solo rito universal, una autoridad teológica central y una única doctrina global. Aun así, el catolicismo dista mucho de ser una inamovible organización religiosa anclada en la unanimidad. Como toda organización religiosa, el catolicismo tiene diferentes formas de leer los textos sagrados. Es evidente que la lectura de la Biblia puede llevar a conclusiones totalmente opuestas. El mismo texto evangélico da pie para el surgimiento de un arzobispo Lefebvre y para la conversión revolucionaria del sacerdote Camilo Torres.

La supuesta inmovilidad histórica de la doctrina católica –vista en perspectiva– es un mito. Realmente lo que ocurre, más bien, es que los tiempos de la Iglesia no son los tiempos de los hombres. Esos ‘tiempos doctrinarios’ de la Iglesia están marcados por el hecho de que, por definición, existe un alto grado de irreversibilidad cuando se emiten pronunciamientos teológicos. Cuando se descifran los designios de Dios, cuando se le asigna autoridad divina a uno u otro comportamiento humano o social, ya sea para promoverlo o para sancionarlo, es indispensable que esa interpretación perdure en el tiempo. El Espíritu Santo no puede andar cambiando de opinión día de por medio.

Por ello es ineludible que se acumulen rezagos doctrinarios que se vuelven intolerables en la medida en que entran en conflicto con una sociedad que evoluciona exponencialmente en su complejidad, en sus necesidades, en sus comportamientos y en su diversidad. Esa tensión entre la doctrina y la realidad social alcanza un punto de quiebre en el cual la Iglesia se ve obligada a amoldarse teológicamente a las nuevas circunstancias. De no hacerlo, la deserción de la feligresía pondría en riesgo la vigencia estructural de la organización religiosa. Eso es precisamente lo que estamos presenciando hoy. Esa es la razón por la cual se escogió al papa Francisco.

En contravía de las visiones monolíticas de la Iglesia, dentro del catolicismo se da un pluralismo sorprendentemente amplio. Esa dialéctica es precisamente la que le ha permitido al catolicismo sobrevivir por siglos, avanzando y retrocediendo, pero siempre continuando hacia adelante. El conflicto doctrinario es omnipresente en la Iglesia: las herejías de hoy se convertirán en las certezas de mañana.

En el Vaticano hay un pontífice que claramente lidera ese desplazamiento hacia la tolerancia solidaria, hacia la justicia social y hacia la innovación doctrinaria, para hacer de la Iglesia una institución más incluyente, más actual y transparente. Su posición sobre la pederastia, sus avances para abrir las puertas del sacerdocio a las mujeres, sus encíclicas sobre el medio ambiente y el calentamiento global, su protección a los migrantes, su denuncia de la desigualdad, la globalización y el capitalismo salvaje, su lucha contra la esclavitud y el tráfico de personas abren un camino para adaptar la Iglesia a las grandes preocupaciones contemporáneas de la humanidad.

El último paso en esa dirección es su pronunciamiento público, aún no doctrinal, en el que pide el reconocimiento civil a las familias compuestas por parejas del mismo sexo. No pasaron minutos desde que se hiciera pública dicha afirmación para que la caverna teológica se rasgara las vestiduras acusando al santo padre de orate, de anticristo y de corruptor del ideal de la Sagrada Familia. Inevitable. Vendrá un pulso histórico. No les auguro mucho éxito a los que quieren regresar a los tiempos de la Inquisición. Estamos ante el amanecer de una nueva Iglesia. Gracias a Dios.

‘Dictum’. “La Casa Blanca cada cierto tiempo pasa de republicanos a demócratas. El apoyo a Colombia ha sido una rara constante. Tomar partido en las elecciones de Estados Unidos amenaza con debilitar nuestra relación estratégica”. Representantes a la Cámara de EE. UU. Gregory Meeks y Rubén Gallego.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.