¿Un nuevo Duque?

¿Un nuevo Duque?

Sus decisiones y actitudes de los últimos meses sugieren que está emergiendo un estilo diferente.

20 de octubre 2019 , 11:06 p.m.

El primer año del presidente Duque se sintió más largo de lo que indica el calendario. Esa sensación la generó un inicio de gobierno complejo y conflictivo. No se puede desconocer que por meses, el país estuvo dando tumbos, de crisis en crisis, muchas de ellas provocadas por el propio partido de gobierno.

El sentimiento en la opinión era el de una Casa de Nariño sin brújula y el de un mandatario que no se acomodaba, que le quedaba grande el solio, que no encontraba un estilo y un tono propios. Sin embargo, ahora empieza a percibirse la configuración de un panorama distinto en cuanto al perfil del Presidente y de su gobierno. Las decisiones y las actitudes presidenciales de los últimos meses sugieren que está emergiendo un estilo diferente, un modo más auténtico en la forma como el jefe del Estado se relaciona con los ciudadanos y con el Estado.

En el frente que es quizás el más importante, el primer mandatario se viene apartando cada vez más explícitamente de las tendencias abolicionistas de la Constitución y de las iniciativas políticas que pretenden socavar la institucionalidad vigente. Con sutileza y efectividad, se ha distanciado de las barbaridades del ala extremista del uribismo y de la retórica contra la justicia, en la que andan empeñados muchos de sus copartidarios.

Sus parcas declaraciones sobre la indagatoria a Uribe fueron solidarias con el expresidente, pero diáfanas en cuanto a su acatamiento del fuero de la Corte Suprema. La reacción a la decisión sobre la ley de financiamiento fue respetuosa con la otra Corte –a diferencia de la de algunos columnistas destacados– y contundente en la propuesta de resolución de tan delicado asunto. Es decir, cada día se percibe más a un Duque alejado de las tentaciones disruptivas y más en línea con la tradición institucionalista de sus orígenes políticos.

En el frente económico, igualmente, las decisiones recientes son de largo plazo y mucho más congruentes con la solución real de los problemas que con la escuela del neopopulismo económico del Centro Democrático. La presentación de un proyecto de reforma pensional de largo aliento –a pesar de su inevitable impopularidad– es un acto de autoridad y responsabilidad que plantean un nuevo tono en el manejo de la desafiante situación económica nacional e internacional. El nombramiento, en la junta del Banco de la República, de Roberto Steiner, un economista del más alto nivel técnico y reconocida independencia, también silenció la diatriba del uribismo contra la autonomía de la banca central.

En el tema de la paz hay señales igualmente significativas que hablan de un Duque más jugado con la defensa de los acuerdos con las Farc. Sin que eso exima al Gobierno de los válidos reclamos sobre fallas en la implementación, se observa a un presidente que en ese asunto no se ha dejado tentar por los extremistas. Ha evitado romper los acuerdos en los momentos difíciles, aun cuando tomar ese camino le hubiera sido políticamente conveniente, en el corto plazo. Duque, personalmente, anunció que el Gobierno presentará un proyecto de ley con mensaje de urgencia para extender por diez años la vigencia de la ley de víctimas, a pesar de la cascada de improperios que por esa decisión le siguen arrojando los miembros de su propia bancada.

En fin, se observa a un Duque diferente. Proyecta mayor autonomía y aplomo. Genera la sensación de que empieza a gobernar para todos los colombianos. Transmite un entendimiento más profundo de su rol institucional. De pronto no es que sea un nuevo Duque, sino que, más bien, él siempre ha sido así. Pero no lo dejaban.

Dictum. Dicen que los hechos demuestran que pensar con el deseo, en la política y en el amor, es una equivocación. No creo. Sin el idealismo y la ilusión no podría existir ninguno de los dos.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.