Ni el castrochavismo ni el paramilitarismo

Ni el castrochavismo ni el paramilitarismo

El país sigue sumido en una grave polarización, agudizada por la consolidación de las extremas.

04 de marzo 2018 , 11:06 p.m.

La Gran Encuesta, elaborada por la firma Guarumo, que publicó EL TIEMPO ayer es técnica y metodológicamente una de las más confiables. Sin duda, los resultados han revuelto el avispero político y son el tema central de conversación ante la inminencia de las elecciones parlamentarias y de las consultas.

La conclusión es contundente: el país sigue sumido en una grave polarización, agudizada aún más por la consolidación de las extremas. Los electores –según las cifras– no están optando por el que más los convence –o les gusta–, sino por quien les ayude a calmar sus temores. Es una elección ‘Xanax’, en la cual la gente escoge no lo que racionalmente desearía, sino abdicando ante el candidato que, aparentemente, le reduzca sus ansiedades. Eso no es nada bueno para la democracia.

La contienda se perfila, de manera cada vez más ominosa, como una bifurcación entre el uribismo y el petrismo. La dinámica detrás de esa conformación bipolar del abanico político es perversa. El susto sembrado por la derecha al fantasma castrochavista –que Petro se ha encargado de personificar– se enfrenta al pánico, igualmente mítico, del regreso de una extrema derecha ‘paraca’ dedicada a hacer trizas la paz, acabar con la democracia e imponer una constitución reeleccionista para que vuelva a reinar Uribe. El miedo no es un buen consejero en asuntos electorales.

Una razón, que no es menor, para desechar ese dilema del miedo es que ninguna de las dos extremas va a tener la capacidad de gobernar con eficacia y construir los consensos nacionales colectivos que se requieren para superar los asuntos que de verdad le importan al ciudadano. No tengo duda de que, entre los posibles, Iván Duque tiene la sensatez y el criterio suficientes para gobernar; de hecho, me parece irrelevante el argumento que anda por ahí de que carece de experiencia administrativa o es muy joven.

Desafortunadamente, frente a la necesidad de construir soluciones de consenso para resolver los problemas, Uribe y Petro son dos caras de la misma moneda. Son la expresión de la promoción de la lucha de clases para mutuamente apalancarse en la radicalización y, así, mantener su vigencia. La unidad nacional –que es indispensable en este mundo tan turbulento y en un entorno de tamaña complejidad– se encuentra amenazada por el odio, la pequeñez y la mezquindad. Si caemos en esa trampa, garantizamos una prolongación ineludible de la confrontación que ha llevado al actual estado de cosas, en el que la objetividad –y la realidad de los inmensos avances de la nación que reconocen los no contaminados– se vuelvan irrelevantes electoral y políticamente.

Aquí, entonces, cabe preguntarse qué hacer para evitar que la extrema radicalización ideológica y política nuble la sensatez democrática, indispensable en este momento. No hay otra opción que la generosidad, el sacrificio de los egos, la entrega de aspiraciones que son banales ante semejante desafío. Hay que rodear al que encarne un futuro sin extremismos y construido sobre consensos.

Todos tenemos el deber de evitar que el futuro de un país en paz y el bienestar de las generaciones por venir se pongan en riesgo por la confrontación civil que se está gestando. Todas las fuerzas de centro, progresistas y democráticas, solidarias con la paz, se deben unir en torno a un acuerdo nacional que impida el sufrimiento que acarrearía un triunfo de las extremas. La mayoría de los jóvenes y del país tienen esa esperanza. Y sí hay con quién.

'Dictum'.
Para que nazca un amor eterno basta con mirarse a los ojos. Para destruirlo es suficiente una palabra o, peor aún, un silencio.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.