¿‘Mermelada’ o patriotismo?

¿‘Mermelada’ o patriotismo?

La muletilla de la 'mermelada' presupone que toda coalición es impura y corrupta. Eso es falso.

17 de noviembre 2019 , 10:45 p.m.

No obstante los oropeles y honores que conlleva el cargo, no son muchos en su sano juicio los que hoy quisieran estar en los Crocs del presidente Duque. No se pueden negar las inmensas dificultades que tiene que enfrentar. Tampoco, desconocer que las soluciones políticas que ha intentado el Gobierno, incluido el reciente cambio de los ministros de Relaciones y Defensa, no han agregado mucho a la efectividad y la gobernabilidad de la Administración.

Con una terquedad difícil de explicar, el primer mandatario insiste en aferrarse a un esquema de gobierno-oposición que no tendría nada de malo si el Ejecutivo contara con mayorías en el Legislativo y las regiones, como sí ocurría cuando el entonces presidente Barco decreto esa modalidad –esencialmente democrática– de conducción del Estado.

La intransigencia demostrada por Duque la justifican con el estribillo de que este no es un gobierno de ‘mermelada’. Esa reiterada muletilla, que fue atractiva electoralmente en su momento, presupone que toda coalición político-partidista es impura y corrupta. Que convocar a las fuerzas partidistas para construir una agenda concertada es un acto que anticipa la corrupción. Falso. Colombia ha sido regida por acuerdos de coalición por más de dos terceras partes de su historia; y gracias a estos consensos hemos tenido una historia política que, evidentemente, nos hace una de las democracias más estables de la región y del mundo en desarrollo.

Y esa terquedad en no querer considerar dicha opción la estamos pagando todos los ciudadanos en desgobierno, parálisis legislativa y descontento en un sector cada vez más amplio de ciudadanos que perciben que este gobierno es ajeno a sus prioridades y sus anhelos. Las perversas consecuencias de intentar gobernar en minoría y de manera excluyente se observan con claridad en muchas de las democracias europeas, lo que ha llevado al desastre o a cambiar el rumbo.

A modo de ejemplo cabe citar el análisis de ‘El País’ sobre las recientes elecciones en España: “El fiasco electoral... ha forzado a Pedro Sánchez a dar un giro de 180 grados y aceptar, ahora sí, una coalición con Unidas Podemos en la que Pablo Iglesias será vicepresidente, algo que parecía imposible hace seis meses. El desbloqueo ha llegado en menos de 48 horas”. ¿‘Mermelada’? No, señores, patriotismo.

La situación actual en Colombia, en la que predomina la parálisis institucional, también responde a una realidad estructural y sistémica. Creer que una sociedad cada vez más diversa, con una agenda que evoluciona a la velocidad de Twitter y de las redes, puede funcionar con un gobierno que se aferra excluyentemente a las ideas de su partido es una gran equivocación. Un gobierno para poder gobernar en los tiempos que corren tiene que adaptarse, ágilmente, al dinamismo y la volubilidad de las aspiraciones colectivas. Pasar a Holmes Trujillo al Ministerio de Defensa o rehabilitar a estas horas de la vida a Claudia Blum como canciller no son, precisamente, el tipo de decisiones que van a recuperarle a Duque la gobernabilidad o la favorabilidad.

Y, metiéndole perspectiva futura, la lección que deja esta situación también tiene que ver con nuestro sistema político. El régimen presidencialista que nos ha caracterizado permitía –supuestamente– una mayor eficacia y capacidad de ejecución del Gobierno. Eso es cada vez menos cierto. Quizás haya llegado la hora de plantearse que se diluya el presidencialismo y de que el Legislativo sea –como en los regímenes parlamentarios– el origen de la cabeza del Ejecutivo.

‘Dictum’. El senador Roy Barreras tiene toda la razón. “El responsable del deterioro del Gobierno es el uribismo radical”.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.