Magnánimos en la victoria

Magnánimos en la victoria

A este gobierno le ha ido mal. Si se miran logros, victorias y derrotas, nadie está satisfecho.

05 de mayo 2019 , 11:32 p.m.

A este gobierno le ha ido mal. Si se miran los logros, las victorias y las derrotas, nadie está satisfecho. El desempleo está en ascenso, los déficits fiscal y cambiario no ceden, la informalidad ha adquirido una dinámica galopante, las principales iniciativas legislativas han sido rechazadas o sufrieron una trasmutación que las convirtieron en amenazantes adefesios, la criminalidad urbana y rural está desatada, Maduro sigue ahí y Estados Unidos nos da la espalda... la letanía de fracasos y desafíos irresueltos podría continuar. El más desagradado con esta realidad, con seguridad, es el propio presidente Duque.

La tapa de la olla fue la debacle de las objeciones. El presidente Duque, desoyendo a los muchos que aconsejábamos no tomar ese camino, prefirió la opción de cumplirle a Uribe antes que respetar la clara voluntad de paz que tiene el país. Su derrota no tiene que quedar necesariamente como una peligrosa movida política que dividió al país y se convirtió finalmente en una gran pérdida de tiempo.

La derrota de las objeciones –que ineludiblemente confirmará la Corte Constitucional– crea una coyuntura política excepcional. Es la última oportunidad para que Duque cambie de rumbo. Ya quedó confirmado que la estrategia de un alineamiento sectario con el uribismo no le produce los resultados deseados. Es evidente que el Centro Democrático es incapaz de ‘deliver’, como dicen los gringos. Al uribismo le interesa mucho más la popularidad de su jefe y ganar las próximas elecciones que el éxito de la gestión de Duque.

Al primer mandatario le llegó la hora de dejar de gobernar para el Centro Democrático y sintonizarse más con la agenda del país real. Se sabe que varios de los cacaos del uribismo lo quieren convencer de que la solución es un gabinete ciento por ciento de su partido y hacer alianzas –o asignaciones de ‘mermelada’– puntuales para darles viabilidad a temas específicos.

Esperamos que la oposición, aupada por la victoria, no convierta la contundente derrota del Gobierno en un jolgorio revanchista y asuma una actitud divisionista que perpetúe la actual crisis de gobernabilidad. Eso sería comportarse con el mismo dogmatismo y la intransigencia que caracterizan la derecha uribista. Además, política y electoralmente sería un craso error. La caída de popularidad del Gobierno y de Uribe está asociada al desgaste del modelo excluyente y polarizador. La oposición, que por fin logra actuar coordinadamente, no puede seguir ese camino.

Naturalmente, Duque no va a soltar la rama en la que se ha colgado sin la certidumbre de que una modificación de su paradigma de gobierno va a traer consigo una significativa mejoría en la gobernabilidad. La actitud que le corresponde al centro político, que no necesariamente tiene por qué incluir a la izquierda recalcitrante, aun cuando sería deseable, es ofrecer su colaboración para hacer un verdadero acuerdo nacional capaz de resolver los problemas que no son precisamente los que cree el uribismo.

Esta es la coyuntura donde –por primera vez– se hace posible el diálogo político. No para negociar cuotas o feudos burocráticos. Es para que un país profundamente escéptico vea que la democracia no es una riña de gallos, o un ‘ring’ para partirse la jeta, o una egoísta competencia de vanidades y aspiraciones. Que la democracia puede ser mucho más que eso y que los líderes sí pueden dedicarse a resolver los problemas que de verdad le importan a la gente. Como diría Churchill, magnanimidad en la victoria.

‘Dictum’. Debemos congratularnos por la masiva asistencia a la Feria del Libro. Es una poderosa señal de un profundo cambio social y cultural. Es motivo de optimismo sobre el futuro.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Sal de la rutina

Más de Gabriel Silva Luján

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.