Los empresarios y la política

Los empresarios y la política

El peor enemigo de la libertad de mercado son los extremismos, de derecha o de izquierda.

12 de octubre 2020 , 12:55 a. m.

Colombia no es un país que haya tratado ejemplarmente a sus empresarios. Sus emprendimientos, sus haberes y hasta sus familias han sido objetivo del terrorismo. Tampoco es que nuestro Estado les haya servido siempre con eficacia y buen gobierno. Se entiende, entonces, que sean bastante refractarios hacia lo público. Aun así, los empresarios no tienen opción distinta que aceptar y asumir que son actores ineludibles de la política.

Los empresarios colombianos tienden a ser institucionalistas, respetuosos de la ley y defensores de la democracia. Entienden que la vigencia del “Estado de derecho” es lo que les conviene, por cuanto permite tramitar los conflictos y la lucha de clase de manera ordenada y a las buenas. No han sido pocas las ocasiones en nuestra historia en las que al sector privado le ha correspondido liderar la defensa de la democracia.

Los empresarios hoy enfrentan una de esas coyunturas en que su actitud determinará de manera profunda la suerte futura del país. Las elecciones del 2022 son decisivas. Ocurren en medio de una pandemia cuyas devastadoras consecuencias sociales estarán lejos de superarse para cuando los colombianos vayan a las urnas. Además, coincidirán con una espiral de crispación popular que ya se está traduciendo en un incremento agudo de la protesta social. Y, como si fuera poco, las elecciones se darán en un entorno de muy baja favorabilidad del liderazgo empresarial.

Ante ese panorama –que sin duda se percibe en el ámbito privado como amenazante–, se corre el riesgo de que la dirigencia empresarial se equivoque, de manera grave, en materia política. El miedo a un contexto tan desafiante se acrecienta por la retórica irresponsable de la extrema derecha, que está sembrando pánico de manera deliberada para su propio beneficio. El coco del castrochavismo viene haciendo carrera en el imaginario empresarial, impulsado con ahínco por el Centro Democrático.

El propósito es que los empresarios opten, de manera irreflexiva, por apostarle a una opción autoritaria, incluso incurriendo en el riesgo de patrocinar ideologías que prometen proteger al sector privado a cambio de subvertir la Constitución. No contribuyen los dirigentes gremiales cuando respaldan la tesis de que la oposición es ilegítima porque no es aquiescente con el poder. La existencia de una oposición fuerte con ideas reformistas y progresistas, que se acoge a las reglas del juego político democrático, contra lo que creen algunos, es altamente funcional a los intereses de largo plazo del sector privado.

Creerse el caballito de batalla de la extrema derecha nacional e internacional, de que aquí lo que viene es una amenaza comunista, y pasar de allí a apostarle al ‘law and order’ de un Trump, de un Bolsonaro o de un Duterte como solución para Colombia, sería suicida para el empresariado nacional. Darles curso a esas ideas autoritarias, más bien, sí garantizaría una avalancha contestataria. El peor enemigo de la libertad de mercado y de la iniciativa privada son los extremismos, de derecha o de izquierda.

La forma en que se le rinde tributo a la tradición institucionalista, democrática y civilista –que ha caracterizado históricamente al empresariado colombiano– es acudir a su pragmatismo, para evitar que un miedo infundado lo induzca a un pernicioso alineamiento con la extrema derecha. De allí que hay que invitar al sector privado a que se una a la construcción de una opción electoral moderada y de centro, que combine la estabilidad y fortaleza institucionales que requiere la actividad privada, con la profunda transformación social que exige el país.

‘Dictum’. El uribismo debe responder por abrirle la puerta al desvergonzado intervencionismo de Trump y del Partido Republicano en la política colombiana. ¿Traición a la patria?

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.