La ‘legislatura fantasma’

La ‘legislatura fantasma’

Legislativo permitió que Duque manejara a su antojo los poderes que se ha atribuido por la pandemia.

28 de junio 2020 , 11:46 p.m.

Las sesiones parlamentarias que acaban de culminar se podrían denominar la ‘legislatura fantasma’. No solo las autoridades del Congreso perdieron semanas enteras discutiendo la bizantina cuestión de si era o no legal sesionar virtualmente, sino que además los resultados legislativos y políticos dan grima. En momentos en que el país enfrenta el inmenso desafío que representa el coronavirus, el parlamento abdicó a su responsabilidad de ser el vocero de los ciudadanos en la discusión de semejante tragedia nacional. Además, renunció al deber de ser protagonista central en el direccionamiento del debate político y en el desarrollo de los asuntos públicos.

El Legislativo se acomodó en el canapé con el Ejecutivo y permitió que el gobierno Duque manejara a su antojo los amplios poderes de emergencia que se ha atribuido con el argumento de la pandemia. La mayoría de los legisladores no realizaron el indispensable escrutinio de las medidas tomadas y no somos pocos los que pensamos que allí se encuentra la causa de que este Gobierno haya cometido impunemente graves errores en el manejo de la situación. La función de control político brilló por su ausencia.

No se extrañen los legisladores si el Gobierno aprovecha la perplejidad de la opinión con la irrelevancia del Congreso para consolidar la conveniente práctica de seguir gobernando mediante poderes excepcionales o invocando una preeminente autoridad presidencial para obviarse el engorroso procedimiento de aprobar leyes. Ahora que estamos ‘ad portas’ de que se inicie el proceso electoral del 2022, y que empieza a brillar el sol a las espaldas del actual Gobierno, que ineludiblemente lleva a un declive en su capacidad de convocatoria política, no es de extrañar que el Gobierno opte por ignorar, aún más, al Legislativo para no complicarse la vida.

El liderazgo gubernamental, en el proceso de proponer y tramitar leyes, brilló por su ausencia durante la ‘legislatura fantasma’. La actitud legislativa de la mayoría de los ministros fue la de obviar los problemas estructurales del país y desconocer aquellos que se van a heredar de la actual crisis. Es como si esos temas no merecieran reformas y normas que les den solución. De mantenerse esa actitud, las consecuencias de la pandemia pueden ser aun peores, dado que se combinarán los lastres de la enfermedad con ese agravamiento inevitable de los problemas, que siempre ocurre cuando se opta por el aplazamiento de las decisiones.

Sin embargo, hay que ser justos en cuanto al papel de los diferentes partidos y sectores representados en el Parlamento. La oposición hizo un esfuerzo para que sus reparos fuesen oídos, pero el formato de los debates, el autoritarismo de las directivas de las plenarias y comisiones y la aplanadora gubernamental silenciaron las voces de los inconformes. Era factible imaginar que ante este vacío el partido de gobierno y sus amigotes aprovecharían la pausa y la confusión inherente a la actual coyuntura para impulsar legislativamente esas “grandes ideas” para salvar el país que con tanta frecuencia reclama tener el uribismo.

Pues bien, les menciono las leyes de las cuales se ufanan los parlamentarios del Centro Democrático: ley por la cual se rinde honores a la Operación Jaque; por la cual se crea el Consejo Nacional de Planeación Lingüística; por la cual se declara a la ‘cultura yipera’ patrimonio cultural; ley que renueva la estampilla de la Universidad de Antioquia y otra estampilla prohospitales; reconocimiento a Buga como la ‘Ciudad Señora de Colombia’; establecimiento del ‘Día del Migrante’; homenaje a la ‘Batalla del lago de Maracaibo’… y la gran obra: la cadena perpetua para violadores de niños. Ah, bueno, claro, y el día sin IVA.

‘Dictum’: La intermitencia entre cierres absolutos y aperturas irresponsables tiene desesperada a la gente. Seriedad, por favor.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.