La hora de la intolerancia

La hora de la intolerancia

A veces se debe dejar de lado la pasividad para estar al frente de la batalla por la democracia.

18 de enero 2021 , 12:34 a. m.

Esta semana se inaugura una nueva era en la política estadounidense. No solo por lo obvio –la llegada de Biden a la Casa Blanca y el control del Congreso por parte de los demócratas–, sino también por las heridas profundas que dejan los hechos que rodearon la campaña. La toma del Capitolio es quizás uno de los traumas institucionales más graves en la historia de la democracia de ese país.

Se escribirán tomos de historia y tratados de ciencia política sobre lo que ocurrió. Aquí pretendo concentrarme solamente en un puñado de las muchas lecciones que se desprenden de la tragedia y que pueden servir para que las democracias encuentren inspiración, en momentos en que la ofensiva contra los regímenes republicanos y liberales avanza peligrosamente en buena parte del mundo.

A pesar de lo inesperado, muchos observadores ya intuían que el proceso político estadounidense, puesto en marcha por Trump, podría terminar con un desarrollo catastrófico como el asalto a mano armada al Capitolio. Es decir, ese acto no se dio por generación espontánea. La toma fue el ápice de la estrategia autoritaria y mafiosa del presidente para socavar la democracia representativa, la división de poderes y para perpetuarse por generaciones en el poder.

No sorprende, para nada, que Trump haya puesto en marcha ese proyecto de desmantelamiento democrático. Aquello que sí genera consternación y alarma es que estuvo a punto de salirse con la suya. Durante el recorrido de cuatro años hacia el intento de golpe de Estado, los supuestos frenos, contrapesos, libertades, derechos y actores que deberían haberse activado para interrumpir ese ascenso hacia el colapso democrático no funcionaron.

Los historiadores y analistas esgrimirán muchas razones para explicar lo acontecido. Me voy a concentrar en la que me parece más relevante, sobre todo por su validez para lo que se está gestando en la política colombiana. La principal causa de lo ocurrido, distinto a las maniobras de Trump, es que las fuerzas y los actores comprometidos con el pensamiento pluralista, con la defensa de las instituciones, con los derechos democráticos sucumbieron a una mojigatería liberal, a un pudor casi ingenuo, que no correspondía a la gravedad de la amenaza. No hay otra forma de explicar el grado de estupefacción y parálisis que demostraron esos actores a la hora de enfrentar las pérfidas tácticas, la retórica avasalladora y la intimidación de Trump.

La actitud íntima de los liberales y los demócratas tiende por naturaleza, comprensiblemente, hacia la tolerancia, la búsqueda de soluciones por la vía institucional y la construcción de consensos. Mejor dicho, hay una preferencia atávica por la opción del ‘appeasement’. Durante cuatro años, Trump se salió con la suya por el silencio de quienes se beneficiaron enormemente de sus políticas y prebendas. Pero también le fueron extremadamente útiles el indeciso frotar de manos, las inhibiciones y la pasividad de quienes –por sus convicciones– tenían que haber estado al frente de la batalla por la democracia.

Por estas tierras está pasando algo similar. El avance de la extrema derecha y de la extrema izquierda que, como Trump, no tienen ningún reato en usar la mentira, la marrulla, la calumnia y el desprecio por las instituciones democráticas para avanzar en sus ambiciones de poder no ha recibido sino el silencio, la misma mojigatería liberal y la indignación ‘in pectore’ de muchos de los intelectuales y dirigentes de lo que se pretende llamar el “centro”. A estos líderes les llegó la hora de serlo. Hay veces que la intolerancia, frente a los autócratas y sus pretensiones, es la única actitud que les queda a los demócratas.

Dictum. El nuevo director general de la Policía Nacional, Gral. Jorge Luis Vargas, es un acierto y una garantía para todos los ciudadanos.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.