¡Está vivo, está vivo!

¡Está vivo, está vivo!

Renace la esperanza de que ya no estaremos condenados a vivir bajo un régimen de extremas.

07 de abril 2019 , 11:03 p.m.

En la memorable adaptación al cine del libro ‘Frankenstein’, de la escritora Mary W. Shelley, realizada en 1931 por el director James Whale, el doctor Frankenstein –desesperado por lograr instilarle vida a su creación– entra en una irreprimible euforia cuando consigue que se mueva. Empieza a gritar: “¡Mira! Se movió. Está vivo. Está vivo... ¡ESTÁ VIVO!”.

La poderosa escena de este clásico del terror ilustra muy bien lo que sentimos los demócratas y los amigos de la paz con la consolidación de un acuerdo político entre el Partido liberal, el partido de ‘la U’ y Cambio Radical. ¡Está vivo! ¡Se movió! ¡El centro está vivo! Renace la esperanza de que ya no estaremos condenados a vivir bajo un régimen de extremas dedicadas a exterminarse recíprocamente. La importancia de ese hecho fue recogida ampliamente por todos los medios impresos y digitales.

Pero hay que ser realistas. Este es solo un primer paso incitado por la adversa reacción masiva a las objeciones del presidente Duque a la ley estatutaria de la JEP. Es una respuesta valiente a las amenazas que se ciernen desde el Centro Democrático a los acuerdos de paz. Sin embargo, de allí a que ese esfuerzo se traduzca en la conformación de un actor permanente y eficaz en la política colombiana hay un buen trecho y no pocos obstáculos. No sobra señalar algunos puntos para evitar las trampas y aprovechar las oportunidades.

El primer paso es que debe quedar claro que no se trata de una coalición electoral, sino una convergencia ideológica y programática entre sectores democráticos. Aquí no hay espacio para convertir esta plataforma multipartidista en la pista de despegue de ninguna aspiración personal o electoral. Eso ahuyentaría a los ciudadanos y a las demás corrientes democráticas. Obviamente, sin caer en la ingenuidad de negar que este nuevo contexto político facilita los procesos de consulta interpartidista para las elecciones regionales y municipales de octubre.

La coalición emerge como reacción política a una decisión del Gobierno, la cual no comparte la mayoría del país. Pero hay que aprovechar la coyuntura e ir más lejos. Se necesita capitalizar el ‘momentum’ creado para construir una agenda legislativa y política colectiva y de inmediato plazo que ofrezca a los colombianos un paquete de propuestas para atender los verdaderos problemas del país, en particular las dificultades de los hogares más pobres y los asuntos estructurales como el bajo crecimiento, la lucha contra la corrupción y la reforma de la justicia.

No se trata de brillar protagonizando un obstruccionismo irracional a las políticas e iniciativas del primer mandatario. Por el contrario. Ahora que las objeciones a la JEP le han recortado popularidad a Duque y –como se sabe– sus propios copartidarios lo están nuevamente dejando solo, es el momento de que la opinión sienta claramente que esta coalición democrática está dispuesta a trabajar de la mano del Ejecutivo para resolver los problemas del país.

No hay que tenerle miedo a cooperar con la administración en temas puntuales. Eso contrasta con lo que están haciendo y diciendo las extremas. Sin duda, una actitud constructiva de la coalición y del Presidente será premiada por una opinión pública hastiada de la polarización. Vamos a ver si el Centro Democrático le da permiso al Gobierno.

La nueva coalición política debe ser abierta. Bajo ninguna circunstancia los partidos miembros deben comportarse de manera excluyente. De mantener una actitud receptiva, el grupo promotor se convertirá en un centro de gravedad ineludible para los librepensadores y demócratas, que son la mayoría del país. De pronto, hasta le permitiría a Duque cumplir la promesa –hasta ahora vacía– de unir el país.

‘Dictum’. Ningún defensor de la libertad de prensa puede ser indiferente ante el nuevo intento del uribismo de silenciar a Daniel Coronell.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Sal de la rutina

Más de Gabriel Silva Luján

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.