El regreso del oro

El regreso del oro

El oro se creía pasado de moda en materia financiera, pero ha regresado con inusitada fuerza.

21 de julio 2019 , 10:46 p.m.

El oro se creía pasado de moda en materia financiera y monetaria, pero los últimos acontecimientos sugieren que ha regresado con una fuerza inusitada. Como tantas veces en el pasado, este metal renace para adquirir nuevamente una preponderancia que no se veía hace décadas. Sin duda, su capacidad de servir como metamoneda universal ha sido permanente, pero su trascendencia y atractivo han sufrido vaivenes coyunturales y estructurales. Este año, por ejemplo, el oro ha alcanzado precios que no se veían desde hace cerca de una década. Durante 2019, este metal ha incrementado consistentemente su cotización, y los analistas sugieren que cerrará el año con un precio de 1.500 dólares por onza.

Hay, sin duda, razones de carácter coyuntural. La incertidumbre creada por la política de Trump ha minado la confianza en la estabilidad económica global. Ya hay indicios poderosos de que se acerca una fuerte desaceleración de la economía estadounidense y mundial. Y un consenso generalizado de que las bolsas han alcanzado niveles insostenibles, de allí que los inversionistas se protejan –ante una eventual caída– con una mayor participación del oro en sus portafolios.

Al oro se lo critica por ser un medio de ahorro que no produce intereses o dividendos. Pero los otros activos supuestamente inexpugnables, como los bonos triple A, tienen hoy rendimientos minúsculos o negativos. Si los bancos centrales bajan aún más las tasas de interés, lo cual se da por descontado, la actual desbandada hacia el oro se acrecentaría. Esos son factores de corto y mediano plazo, pero existen otros de carácter estructural que no se pueden desestimar. Me refiero a la silenciosa crisis que se está gestando en el sistema internacional de pagos, la cual empieza a desafiar la omnipresencia del dólar estadounidense.

Los imperios también conquistan con su moneda. Y el orden mundial que surgió de la posguerra trajo un cambio de eje, de la libra esterlina y el oro al dólar. La moneda de EE. UU. colonizó el mundo como medio de pago internacional, y todavía sigue siendo la moneda de preferencia para las transacciones internacionales y la acumulación de reservas internacionales. Pero su hegemonía monetaria se está erosionando a la par de su hegemonía política. Hay una fuerte corriente que está promoviendo la desdolarización de la economía mundial, lo que no es nuevo, pero por primera vez tiene posibilidades reales.

Una absoluta exposición al dólar se ha vuelto peligrosa, dado que Estados Unidos ha entrado en una fase en la que utiliza, cada vez con más desfachatez, su hegemonía monetaria global como un recurso geopolítico. Las sanciones económicas a países, personas y empresas, sumadas a los crecientes condicionamientos y constreñimientos de la libertad transaccional a nivel mundial, han acrecentado la percepción de que el dólar no es una moneda plenamente confiable.

No en vano, en el 2018, la compra de oro por los bancos centrales del mundo fue la más alta en medio siglo. Esa tendencia continuará en el presente año. De hecho, una encuesta del World Gold Council –a los banqueros centrales– muestra que el 54 por ciento creen que en el 2019, la participación del oro en las reservas de los bancos centrales se incrementará aún más.

La desdolarización también está impulsada en un fenómeno que nadie esperaba tuviera las magnitudes que está demostrando. Me refiero al surgimiento de las criptomonedas, que son una verdadera revancha digital contra la hegemonía monetaria del dólar. Cuando Facebook lanza su propia moneda, todo puede pasar en el sistema internacional de pagos. En ese contexto, el oro, viejo amigo de la humanidad en tiempos difíciles e inciertos, recobra su histórico atractivo.

‘Dictum’. Duque dice que respeta la decisión de la Corte sobre glifosato. Fácil. Acata lo que le gusta a Uribe, objeta lo que le desagrada.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.