Secciones
Síguenos en:
Claudia de Colombia

Claudia de Colombia

Una primera cualidad de Claudia Blum como ministra de Relaciones Exteriores: no es Carlos Holmes.

Hay que reconocer una primera cualidad que posee Claudia Blum como ministra de Relaciones Exteriores: ella no es Carlos Holmes. El caos y la ineficacia de la política exterior de este gobierno tienen mucho que ver con la declarada aspiración presidencial del actual ministro de Defensa. La agenda político-electoral de Holmes Trujillo se impuso sobre el interés nacional.

La diplomacia se le volvió una plaza pública en la que importaban más los pronunciamientos diseñados a agitar las galerías locales con peroratas nacionalistas y denuncias al castrochavismo que lograr, mediante un discreto ajedrez político, construir una salida plausible de la dictadura de Maduro. Ahora, la canciller Blum hereda un lastre de desaciertos en la política hacia Venezuela que para corregirlos necesitará derrotar, primero, el parroquialismo y la estrechez de criterio que el partido de gobierno y Holmes le impusieron a tan delicado asunto.

También tendrá que quitarle al presidente Duque la manía de hacer pataletas diplomáticas con el propósito de intentar revertir la generalizada insatisfacción ciudadana con su gestión. La diplomacia presidencial, usualmente una poderosa arma de un país y de su canciller, está desgastada por las embarradas autoinfligidas que han plagado el desempeño internacional de Duque. A Claudia le va a tocar, para propósitos de la política exterior, llenar el vacío que deja un presidente que no ha logrado generar admiración o solidaridad en la comunidad internacional.

Ojalá la credibilidad personal y social que ha construido Claudia Blum en Nueva York y Washington ayude a revertir unas relaciones bilaterales con Estados Unidos, cuya disfuncionalidad e ineficacia quedaron patéticamente demostradas por el divulgado diálogo privado con Pacho Santos. En un año electoral, con una de las campañas más feroces que ha experimentado ese país, la vulnerabilidad de Colombia se verá exacerbada. Y, gracias a la renarcotización de nuestra imagen en el mundo, cortesía de este gobierno, patéticamente ilustrada por la burda pregunta que le hizo el presentador de Miss Universo a la inteligentísima ‘miss’ Colombia, nuestro país está en extremo peligro de convertirse en tema recurrente de confrontación entre los candidatos presidenciales.

Con una dependencia desproporcionada de la relación bilateral con EE. UU., la estrategia de relaciones exteriores que hereda la canciller Blum la deja con pocas opciones y un minúsculo margen de maniobra. Alejamos a México, nos aliamos con los mandatarios de derecha, cuestionamos nuestro propio proceso de paz ante la mirada atónita de Europa, nos congratulamos de las guerras comerciales, hacemos bufonadas en los principales organismos multilaterales, votamos contra Cuba con un puñado de extremistas y apéndices del imperio, y ahora les echamos la culpa de las marchas a los rusos. ¡Hágame el bendito favor!

En síntesis, la estrategia de relaciones exteriores del país está secuestrada por pequeñas consideraciones políticas y particulares que impiden que responda eficaz y lealmente a los que deberían ser los intereses superiores de la patria. Hoy no es más que una agenda del partido de gobierno, del Presidente, del canciller-candidato, de los embajadores precandidatos, del expresidente eterno... pero no del país. Si la nueva canciller Blum quiere logros, necesita cambiar esa circunstancia de raíz. Mejor dicho, la Canciller no puede ser la Claudia de Uribe, o la Claudia de Duque, o la Claudia del Centro Democrático... tiene que ser, por encima de todo, la intérprete de todo un país, la Claudia de Colombia.

‘Dictum’. La vida privada del presidente Duque y su familia no puede ser sujeto de discusión pública y, aún menos, recurso amarillista con mezquinos fines políticos.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.