Carlos Ghosn, la lujuria del dólar

Carlos Ghosn, la lujuria del dólar

El ex CEO de Renault, Nissan y Mitsubishi pasó de la gloria al infierno en un abrir y cerrar de ojos

10 de enero 2019 , 07:42 p.m.

Se movía raudo en las altas esferas. Los grandes de este mundo le abrían de par en par sus puertas. Sus palabras eran escuchadas con el mismo fervor con que el musulmán atiende el Corán. Era de esos hombres a los que llaman nacidos para triunfar.

Rompió el techo de mármol del management al convertirse en presidente de tres compañías del automóvil, simultáneamente: Renault, Nissan y Mitsubishi. Asunto inusual en los manuales académicos. Propio de seres audaces, la principal virtud de los empresarios como él, que los lleva ante todo a renunciar a los escrúpulos y abrazar aquel principio según el cual el fin justifica los medios. La palabra ‘altruismo’ está desterrada. Lo único que vale son los resultados.

Él, acorde con su condición de triple CEO, iba y venía por todos los continentes en su jet privado, visitando el imperio automovilístico. Acucioso, sin pausas en los esfuerzos. Se había ganado el respeto de los mercados financieros. La empresa R-N-M, antes en dificultades, bajo su control era abanderada en la ventas mundiales de autos.

Todo parece haberse convertido en un folletín en el que cada día aparece una escandalosa noticia en la prensa del archipiélago, filtrada por Nissan, donde ha pasado de héroe a menos que villano

Será imborrable para él la escena cuando su jet llega a la plataforma del aeropuerto de Haneda, en Tokio, y al bajar las escalerillas del avión con su habitual ímpetu es detenido por las autoridades judiciales de Japón y esa noche termina durmiendo en la cárcel de Kosuge, como si fuera un sanguinario gánster. Nunca jamás podrá olvidar que era 19 de noviembre de 2018, y 64 años vividos a tope.

Pasó de la gloria al infierno en un abrir y cerrar de ojos. Él, que imponía sus reglas empresariales a Theresa May en Londres, a Macron en París, a Putin en Moscú, cómo se sentiría en su primera noche en la cárcel, donde, por lo general, a los recién llegados les hacen preguntas como: ‘¿Se ha incrustado perlas en el pene?’. ‘¿Es homosexual?’.

Esa es la bienvenida a esos lugares de perdición, donde tiene que compartir con condenados a muerte y hasta pierde su nombre para convertirse en un número. Esa es una prisión donde ha habido legendarios criminales, y allí mismo se los ha condenado a muerte.

En los primeros casi dos meses detenido ha perdido diez kilos de peso. Los fiscales de Tokio han ido soltando con cuentagotas los cargos que se le atribuyen. Tres veces le han prolongado su prisión, y podrían ser muchos meses más. El sistema judicial japonés lo permite.

Todo parece haberse convertido en un folletín en el que cada día aparece una escandalosa noticia en la prensa del archipiélago, filtrada por Nissan, donde ha pasado de héroe a menos que villano, subyugado por la codicia sin límites. Insaciable en la búsqueda y artificios para lograr los mayores lucros.

Su religión es cristiana maronita libanesa, cuyos adeptos fueron sometidos a comienzos del siglo XX a una persecución implacable por los restos del Imperio otomano, razón por la cual muchos libaneses huyeron. Una buena porción terminaron en Brasil, entre ellos Bichara Ghosn, su abuelo, a quien no conoció. Pero sus historias de hombre arriesgado y dominador del negocio del caucho despertaron sus ansias de imitarlo.

A esto se une que fue educado por los jesuitas franceses en Beirut, que lo empaparon en la rigurosa disciplina y férrea competitividad ignaciana. Y luego, las altas escuelas de París terminaron forjándolo como un aguerrido ingeniero. Donde se armó para batallar en el mundo de los automóviles, su gran pasión desde muy joven.

Ahora tiene una complicadísima montaña que escalar. Debe demostrar a los fiscales nipones que puede ganarles la pelea con el beneficio de la duda. Su hija mayor, Carolina, de 31 años, piensa que hay una intriga corporativa para acusarlo. En Líbano creen que “el sol de Japón no quemará al ave fénix libanés”. ¿Será un choque de egos nacionalistas entre el orgullo japonés y la lujuria francesa por el dólar?

Empodera tu conocimiento

Más de Francisco Henao

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.