Una preocupante sospecha

Una preocupante sospecha

Chicos de educación media me dicen que su interés ya no es estudiar, sino buscar trabajo.

21 de agosto 2018 , 12:44 p.m.

Entre rectores y directivos universitarios es reiterativa la preocupación por la disminución de la matrícula de este año. Las universidades muy prestigiosas, que tienen cupos completos por su capacidad de seleccionar solo los mejores bachilleres, también han visto bajones en el número de inscritos. En algunas regiones hubo programas que no pudieron abrirse por falta de estudiantes.

No hay datos oficiales del primer semestre de 2018, pues la estadística sectorial siempre va atrasada al menos un año. Según la información disponible en la página web del ministerio, en 2017, la matrícula para primer curso del nivel tecnológico fue de 295.167 estudiantes, lo que representa un crecimiento de 519 % sobre el 2007, mientras que la de pregrado fue de 456.265 para una variación de 158 % en el mismo período. Esto significa que en la década, el aporte a la cobertura lo ha hecho el nivel tecnológico, representado mayoritariamente por el Sena. La formación de pregrado constituye hoy el 60,7 %, mientras que en 2007 era el 83 %.

La matrícula creció continuamente hasta 2016, pero ya en 2017 se aprecia una reducción, y no sería extraño que este año haya una mayor.

Este es un fenómeno que debe analizarse a fondo para explorar qué está ocurriendo. Hay factores de carácter económico, pues muchos de los jóvenes que se inscriben y son admitidos en las IES no se matriculan, aduciendo carencia de recursos. Esto, por supuesto, se hace más evidente en las universidades privadas, que cubren casi el 50 % de la oferta. Sin embargo, parece mayor el número de jóvenes que, habiendo concluido el bachillerato, ni siquiera se inscriben en la educación superior.

La actual ministra de Educación, cuando inició su gestión como secretaria del ramo en Bogotá, mostraba cómo la tasa de absorción de quienes terminaban su bachillerato en la ciudad apenas rondaba el 48 %. Eso para no hablar sino de aquellos que se gradúan por año, porque cada período acumula más población joven sin preparación que engrosará las filas del desempleo y la informalidad, para no referirme a la delincuencia.

Como ya se dijo, un componente alto de la cobertura lo aporta el Sena (cerca del 20 %), de manera que la formación propiamente universitaria no superaría el 32 %. El presidente Duque ha ofrecido incrementar este indicador hasta conseguir el 65 % en cuatro años, que son como 400.000 cupos adicionales. Como se especifica en un documento de la comisión de empalme que el 20 % será para la población más vulnerable y en el nivel T y T, se puede suponer que se seguirá expandiendo el Sena como la alternativa para los pobres.

Sobre esto se podrá discutir mucho, pues una concepción así refleja la intención de seguir usando el sistema educativo como herramienta de perpetuación de las brechas entre ricos y pobres y el cierre de las compuertas que permiten mayor movilidad social. Se sabe que los diferenciales de salario por nivel de formación son importantes, y la mano de obra barata es fundamental en una economía tan atada a modelos de baja exigencia en conocimiento.

Pero más grave que todo es mi sospecha de que muchos jóvenes que a duras penas terminan la educación media quedan vacunados de por vida y no quieren volver a saber de estudios ni de esfuerzos intelectuales. Chicos de educación media me dicen que su interés ya no es estudiar, sino buscar trabajo. Eso sin contar con que la tasa de cobertura neta de la educación media está apenas en el 43 % y la de graduación no llega al 60 %.

Estos números constituyen una especie de bola de cristal de lo que nos espera. El problema del Gobierno no será solo encontrar recursos para generar y financiar 400.000 cupos (la décima parte costaron más de un billón de pesos), sino reclutar a quienes quieran y tengan condiciones para estudiar. Al paso que vamos, el senador Macías será el paradigma intelectual de la mitad de la población y no solo de su partido.

FRANCISCO CAJIAO
fcajiao11@gmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.