Entre el miedo y la razón

Entre el miedo y la razón

Es útil considerar los riesgos de salud que se asumen al privar a los niños de asistir al colegio.

06 de julio 2020 , 09:25 p.m.

Hace unos días el Ministerio de Educación abrió la posibilidad de retomar clases en los colegios a partir de agosto, bajo un conjunto de posibilidades y condiciones. El extenso documento deja claro que no hay una fecha fija; no es una obligación; cada entidad territorial define las condiciones; la decisión se toma con las familias; hay todas las posibilidades de flexibilidad. También es claro que cumplir con tantos protocolos es casi imposible. Esto mostraría una lectura razonada.

En respuesta surgieron escritos, manifestaciones y declaraciones de una variedad de personas e instituciones que anunciaban el apocalipsis, la amenaza de muerte de miles de niños y adolescentes, el riesgo de demandas contra los colegios en caso de contagios y la consecuente propuesta de seguir manteniendo encerrada la población infantil y juvenil el resto del año. Este es el miedo irracional.

Lo que sería sensato es enfrentar una situación como la actual con mesura y tomando en cuenta la mayor cantidad de evidencia científica, así como las reflexiones más equilibradas que permitan tomar decisiones encaminadas a proteger y ayudar al sano desarrollo de la infancia, antes que a tranquilizar las incertidumbres de los adultos frente a la vida y la muerte.

La evidencia científica dice que los menores de veinte años se contagian en una proporción mucho menor que los adultos y que presentan síntomas leves (en Colombia, cerca del 12 % de casos positivos). Ninguno de estos contagios se produjo en los colegios porque están cerrados. Hasta hace una semana no había ningún muerto menor de veinte años atribuible exclusivamente al virus. Estudios hechos en Holanda, Francia y Australia, entre otros países, han encontrado que los niños no transmiten el virus. Aquí no hay información, pues no se ha regresado a las aulas como en esos países. Estos datos nos deberían dar tranquilidad para examinar opciones, sin dejar de ser prudentes, pues en los colegios también hay población de adultos: maestros, personal administrativo y de apoyo.

También es útil poner en la balanza los riesgos de salud que se asumen al privar a los niños de asistir al colegio. Con el retorno a la actividad productiva, la circulación por la ciudad y los tumultos de los días sin IVA, la permanencia en casa no representa ninguna seguridad contra el contagio que viene de los adultos, que sí son transmisores muy activos. Muchos niños y niñas quedan solos cuando sus padres salen a trabajar. Se suman riesgos físicos y psicológicos (también hay evidencia) asociados al encierro. Dice la directora de ICBF que la denuncia de maltrato se ha reducido porque las voces de alarma suelen darse en la escuela.

Para muchos, el colegio tiene como principal finalidad el desarrollo de capacidades intelectuales que luego son evaluadas a través de pruebas estandarizadas. Esta imagen, asociada con el propósito de pasar años sacando buenas notas, es la más triste y recortada de todo lo que significa la escuela y la labor enorme de los maestros. La escuela fue el primer centro de atención primaria en salud para niños que inventó la modernidad. Allí aprendieron hábitos de aseo, salud oral y respeto entre iguales. Entre chicos escolarizados hay menos embarazos precoces. Reciben alimentación que compensa carencias nutricionales. Aprenden a manejar emociones y a tener esperanza de progreso en la vida. Pero también son los buenos maestros quienes descubren problemas de audición y visión, de movilidad, de maltrato y ofrecen apoyo a quienes no tienen otro adulto en quién confiar.

Una pregunta fundamental es si la preocupación exclusiva por el coronavirus no nos está ocultando el inmenso riesgo de salud que afrontamos por tener tantos niños privados del juego, del afecto de sus compañeros y maestros, del descubrimiento de nuevos horizontes para sus vidas... el colegio es mucho más que currículos y notas.

Francisco Cajiao
fcajiao11@gmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.