La distancia entre dos mundos

La distancia entre dos mundos

Este año escolar se perdió. Quienes no regresaron a las aulas ya no tendrán tiempo para hacerlo.

09 de noviembre 2020 , 09:25 p. m.

La experiencia nos muestra que no siempre aprendemos lo mejor de lo que hacen otros. Se recogen parcialmente las experiencias exitosas de quienes toman la delantera en algún aspecto particular de desarrollo, y pasado el primer entusiasmo se olvidan los pasos que ellos mismos dan para mejorar sus soluciones iniciales. Es como ver los dos primeros capítulos de una serie de televisión y creer que ya se entendió todo.

Eso está sucediendo con el manejo de la educación. Para iniciar la historia, el covid-19 aparece en una provincia de China y se extiende por Italia, España, Francia, Bélgica y América completa. En los primeros países afectados se declaran cuarentenas estrictas, cierres de establecimientos, restricción de viajes y clausura de instituciones educativas. En medio del caos se activan la investigación científica, la acción política y la búsqueda de soluciones económicas.

En esta etapa aparecen términos y preocupaciones a los que fue necesario habituarse muy pronto. La curva –y el pico de la curva–, el distanciamiento social, los protocolos de bioseguridad y un largo diccionario de palabras, datos y conceptos científicos iniciales, no siempre seguros ni completos, entremezclados con mitos, mentiras y manipulaciones de charlatanes y oportunistas que se han aprovechado de la pandemia para conseguir réditos políticos, reivindicaciones o beneficios particulares.

Colombia tomó la experiencia europea desde mediados de marzo y se recluyó. Cerró colegios y universidades. Clausuró el transporte internacional e intermunicipal. Paralizó el comercio, la construcción y la industria. Replicó las medidas sanitarias de la OMS y emprendió tímidamente el proceso de subsidios a quienes quedaron sin ninguna fuente de ingresos. Invirtió en cuidados intensivos y difundió la información científica inicial sobre el virus, su expansión y las recomendaciones de prevención. Luego comenzó a abrir la economía y a flexibilizar la movilidad... pero se le olvidaron los niños. Este pedacito, muy prioritario para otros gobiernos, preferimos dejarlo al arbitrio de las comunidades escolares, no siempre bien informadas.

Ahora hay rebrotes graves en Francia, España, Alemania, Italia y Bélgica, y han vuelto a tomar medidas de restricción similares a las de abril y mayo, con excepción de los centros educativos. Ese es el capítulo de la serie que los expertos asesores de salud del Gobierno no han imitado. No es por estupidez que los europeos mantienen operando los colegios, sino porque hay suficientes estudios científicos que muestran que esos son los lugares más seguros para los niños. Padres de familia, maestros y responsables de la política de salud deben entender el daño que está recibiendo la población infantil con esta suspensión efectiva del derecho a la educación, que tampoco protege la salud.

Para quienes quieran hacer uso de la razón y del cacareado pensamiento crítico, recomiendo el artículo publicado por Sandra Borda en Razón Pública, que debiera ser replicado en todos los medios posibles y comentado en el programa de televisión que dirige el señor Presidente.

Este año escolar se perdió. Quienes no regresaron a las aulas ya no tendrán tiempo para hacerlo. Pero el próximo año no puede comenzar otra vez con una situación de voluntarios y protocolos imposibles, ignorando la información existente sobre el riesgo real que, de acuerdo con evidencias, corren los niños y los jóvenes, que son mucho menores que los de permanecer en sus casas o en la calle.

Es verdad que algunas instituciones tienen muchas carencias, como las tienen los hospitales y los lugares donde miles de colombianos nos han prestado sus servicios como dependientes de supermercados y farmacias. No es inteligente darles más argumentos a quienes quieren acabar la educación pública por referendo.

Francisco Cajiao
fcajiao11@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.